Nos preocupa un montón el uso de las pantallas en vacaciones, por eso hoy tenemos en Se Me Cae la Casa Encima una invita que sabe mucho de cómo gestionar el tiempo de pantallas de nuestros hijos e hijas.

Sonia Ledesma (@sonledes en redes sociales) es experta en educación digital e inteligencia emocional y máster en tecnología educativa y competencias digitales. Además de profesional de la comunicación, es formadora de alumnado, docentes y familias en el uso seguro y responsable de la tecnología.

También es la creadora del blog www.bedigitalbereal.com en el que, como madre ocupada en el uso saludable de la tecnología, escribe sobre temas de interés para familias.

Recomendaciones para ayudarles a gestionar el uso de pantallas estas vacaciones 

Ya están aquí sus ansiadas vacaciones de verano. Tras un curso marcado por los confinamientos puntuales, las restricciones de movilidad, las limitaciones en sus actividades de ocio y las normas en sus centros educativos, niños y adolescentes se incorporan estos días a unas vacaciones que se alargarán entre dos y medio y tres meses.

Un merecido descanso pero también mucho tiempo libre que, si no se gestiona con prudencia, pueden dedicar casi en exclusiva al uso de dispositivos. El móvil, la tablet o la videoconsola pueden acaparar su precioso tiempo y madres y padres, en lugar de ponernos nerviosos y perder la paciencia,  podemos ayudarles ejerciendo nuestra mediación parental.

Nuevos hábitos digitales que conviene revisar

Con la pandemia se produjo un cambio en el patrón de uso de Internet por la población en general. El confinamiento supuso un incremento máximo tanto en el consumo de datos fijos como de datos móviles, en gran medida porque tanto el trabajo como la escuela se mantuvieron de forma telemática.

Sin embargo esto no ha sido algo transitorio y aunque durante el verano pasado se relajó algo el consumo, en lo que llevamos de año, los incrementos de uso se han vuelto a disparar. 

Y es que se han instalado nuevas rutinas, con especial incidencia entre los más jóvenes, que suponen un aumento del uso, y a veces abuso, de dispositivos: redes sociales, aplicaciones de gaming, streaming de vídeo, videoconsolas, plataformas como Netflix, HBO…

Dispositivos y conflictos familiares en vacaciones

Disfrutar de un mayor tiempo libre puede generar en los adolescentes un uso excesivo de pantallas como recurso de entretenimiento y comunicación. Verlos todo el día enchufados a un aparato puede resultar muy exasperante para madres y padres. Y es normal que no nos guste; lo cierto es que tener “barra libre” de aparatos les impide realizar otras actividades de ocio, y lo que para mí es más importante, en compañía física de otras personas

Así que si no queremos que hagan un uso excesivo de los dispositivos este verano conviene prevenir y hacerlo cuanto antes, desde ya, para evitar posibles conflictos familiares que de otra forma serán inevitables

Ten en cuenta estas 5 recomendaciones sobre el uso que estas vacaciones hagan de las pantallas: 

1. La mediación parental no se va de vacaciones. 

Somos madres y padres 24 horas al día y 7 días a la semana y educar en el buen uso de la tecnología es tan importante para su protección, su educación y desarrollo integral como lo son otros aspectos. Al igual que supervisamos su alimentación, sus compañías, su descanso, su horario de volver a casa… debemos acompañar a los menores para que tengan en cuenta los riesgos de internet y hagan un uso saludable. 

2. Mantén límites y normas de uso

Que no tener clase, otras actividades y tareas no sea la excusa para estar conectados durante largas jornadas en sus vacaciones. Debe seguir habiendo normas para el uso de pantallas, tal vez más relajadas que durante el curso, pero las condiciones y el tiempo debe ser fijado de antemano. Si no se definen previamente y de forma clara ignorarán  su existencia y generarán hábitos que más tarde serán complicados de cambiar.

3. Que la tecnología sea un vínculo 

La adolescencia suele ser un período convulso durante la que, por su necesidad de independencia, puede ser más difícil supervisar su vida física y también la digital. Es fundamental que desarrollemos nuestra empatía y entendamos que, además de su montaña rusa hormonal, viven un momento que nosotros no vivimos, una época en la que la tecnología es parte de su día a día, en la que lo virtual y lo físico es un mismo mundo, su mundo. Interesémonos por sus intereses en la red, hablemos con ellos, descubramos lo que les gusta y compartamos momentos de pantalla. Hagamos que, lejos de aumentar la brecha digital entre padres e hijos, la tecnología sea un vínculo que nos una más.

4. Comparte ocio sin pantallas

Durante el verano nosotros también tenemos más tiempo libre y menos prisas y es muy recomendable que invirtamos tiempo en disfrutar con ellos haciendo planes donde los dispositivos no sean protagonistas. Son adolescentes (hay que volver a empatizar ☺), por muy buen plan que propongas es posible que no salten de alegría, pero no desistas. Tienes muchas ideas y planes chulos en www.semecaelacasaencima.com Aprovechemos la mayor disponibilidad de tiempo y el relax veraniego para hacer familia y generar conversaciones que tal vez en el día a día del curso no es fácil tener. 

5. Sé un buen (pero humano) ejemplo

Siempre defiendo la importancia que tiene el modelado que ejercemos en nuestros hijos desde que son muy pequeños. Es evidente que si queremos que pasen tiempo sin dispositivos nosotros no podemos estar pendientes en todo momento de ellos.

Si establecemos una norma familiar como “durante las comidas no hay móvil” o “máximo una única pantalla” también nosotros debemos cumplirla y no estar viendo la tele mientras trasteamos con el móvil. Ser coherentes es fundamental para ser buenos referentes. Coherentes sí, perfectos no.

Me explico: si estamos haciendo un esfuerzo y aunque nos gustaría ver dos capítulos de esa serie que nos gusta tanto, sólo vamos a ver uno (a pesar de la atractiva frase de Netflix “Ver siguiente”), digámoselo.

No olvidemos que las empresas tecnológicas quieren obtener beneficios y trabajan para tenernos mucho tiempo conectados para así obtenerlos a través de aplicaciones, videojuegos, plataformas de streaming…. Es normal que tengan dificultades para parar, como las podemos tener nosotros, y es bueno que sepan que tienen la capacidad de ponerle freno para hacer un uso saludable.

Si tenemos en cuenta estas recomendaciones podremos ejercer una mediación parental positiva y estas vacaciones les ayudaremos a hacer un uso responsable de los dispositivos, a priorizar las experiencias físicas frente a las virtuales y a valorar más lo que compartimos. Felices vacaciones.  

Todas las imágenes son de Pixabay

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here