Smclce por el mundo

Nos perdemos por… Ferrol

1 Febrero, 2017 • Por
Hoy nos perdemos por Ferrol, de la mano de Merak, una de las chicas que hay detrás de Mujeres y Madres Magazine. ¡A mí me ha fascinado lo que cuenta!

Ferrol es un municipio maravilloso. Quizás su ciudad no sea tan atractiva como las vecinas A Coruña o Santiago, pero su comarca es espectacular. Ferrol tiene mucho por descubrir en sus calles jalonadas de casa modernistas, pero donde realmente maravilla al visitante es más allá de su núcleo urbano, en las playas y parajes naturales que tiene a su alrededor.

Por eso, le he pedido a las chicas de Se Me Cae la Casa Encima que me dejen hacer un poco de trampa y ampliar mis recomendaciones más allá de lo que es Ferrol propiamente dicho para que podáis conocer también la comarca de Ferrolterra y Eume.

(Y nosotras hemos hecho un esfuerzooooo….¡estamos encantadas de conocer esta zona tan bonita!)

1. Lugar favorito para ir con niños

Con niños y sin ellos, uno de mis lugares favoritos para visitar en Ferrol es, sin duda, el Castillo de San Felipe. La ría de Ferrol tiene un perfil singular y espectacular. Tiene forma de reloj de arena, ancha en su desembocadura, muy estrecha en la parte intermedia y de nuevo amplia en su ensenada interior.

Ello la hace casi inexpugnable por mar e hizo de la ciudad el lugar idóneo para que, desde el siglo XVI, se instalase en ella la flota real.

Para contribuir a su ya de por sí magnífica defensa natural, se construyeron en esa zona estrecha, en la “bocana” de la ría, tres castillos: el de La Palma y San Martín -de este último apenas quedan vestigios- en la banda sur de la ría, y el de San Felipe en la norte. Una pesada cadena de hierro los unía por mar impidiendo el paso a los galeones.

Imagen del blog El Armador

San Felipe es una fortificación colosal del siglo XVI, con planta angular en forma de flecha y una fuerza de fuego dispuesta en dos alturas. No os aturdiré con datos técnicos, sólo os diré que su estructura está intacta y entre sus muros alberga magníficas historias.

Desgraciadamente, la falta de financiación y la desidia de prácticamente todos los gobiernos municipales que han pasado por el Concello de Ferrol, ha hecho que su conservación no sea la deseada. Aun así, debéis visitarlo porque las vistas de la ría son espectaculares, porque para llegar allí debéis atravesar la coqueta aldea de A Graña y porque, desde uno de sus flancos, encontraréis un sendero habilitado para hacer una pequeña ruta en bici o a pie muy agradable.
Los sábados, durante el mes de agosto, puede visitarse el castillo desde Ferrol en lancha y asistir allí a visitas teatralizadas a cargo de la Asociación Batalla de Brión, una agrupación de “época” que anualmente recrea uno de los capítulos bélicos más gloriosos de la ciudad, cuando precisamente en los montes que circundan al castillo las tropas españolas, junto con los vecinos de la zona, repelieron el intento de invasión del ejercito inglés.
En coche, desde San Felipe podéis seguir rumbo hacia las baterías de Prioriño y continuar conociendo la costa norte hasta los arenales de Doniños, San Xurxo y Covas.

2. Una cafetería o un restaurante para ir con niños

Una de las grandes carencias de esta ciudad es, sin duda, la de disponer de más negocios de hostelería enfocados a las familias y cuyo valor añadido sea, precisamente, tener espacios en los que padres e hijos puedan disfrutar en común. Sí es cierto que hay algunas cafeterías y restaurantes con pequeños rincones para los más pequeños, como la cafetería Soho, en la calle de Lugo (esquina c/Magdalena), pero son los menos.

Sin ser en el centro, en un radio de más o menos veinte kilómetros, os recomiendo dos: Hacia el norte, A Granxa, en el Concello de San Sadurniño, porque si hace buen tiempo tiene en el exterior una zona verde para los niños.

Cantina de Rio Covés, cerca de Ferrol

Además, muy cerquita podéis visitar el Pazo da Marquesa, propiedad de la Casa de Alba, y hay un bonito paseo fluvial por la zona. Hacia el sur, y si habéis optado por visitar las Fragas do Eume, os recomiendo la Cantina del Río Covés, que además de tener una cocina excelente tiene un comedor exterior muy cómodo si vas con niños.

3. Una librería para ir con niños

Esta es muy fácil. Sin duda alguna, nuestra librería preferida es Libros Cantón 4. Nos gusta porque fue la primera librería de la ciudad que apostó decididamente por el público infantil y porque allí los niños siempre son bien recibidos.

Desde que abrió ha ido ampliando su oferta de productos y ahora también cuenta con juegos educativos y cooperativos, de manualidades, puzzles… y un sinfín de productos que antes sólo podíamos comprar por internet.
Cuando vamos nos sentimos muy a gusto porque es un espacio vivo, una librería en la que las cosas se amontonan por las esquinas, de forma un poco caótica, pero que te invita a “tocar”, a descubrir antes de comprar. Además, sus dueños son tremendamente amables y serviciales y siempre nos asesoran de maravilla. Se nota que disfrutan de su trabajo y más que recomendaciones intercambian contigo experiencias.

4. Un parque o zona al aire libre

Desgraciadamente, en el ADN de los ferrolanos está el despreciar lo propio -seguro que es un mal que padecen también los ciudadanos de otras ciudades… ¡muy mal!- y quizás por eso no le dan el valor que tiene a uno de los parques más emblemáticos de la ciudad: el Reina Sofía.

Imagen del parque Reina Sofía del blog Ferrol, Galicia.

Ubicado entre los barrios de A Magdalena y Ferrol Vello, es una superficie verde que cuenta con parque de juegos, una enorme pista ideal para patinar, andar en bici, jugar a la pelota e, incluso, un jardín didáctico con el agua como protagonista, Aquaciencia.  Pero lo mejor, sin duda, es que el él podemos pasear entre ¡¡¡¡pavos reales en libertad!!!!!

Además os voy a hacer dos recomendaciones por el precio de una, porque Ferrol sería inconcebible sin sus playas, que son la verdadera riqueza turística de esta ciudad. Todas están alejadas del casco urbano, pero las hay para todos los gustos: interiores -dentro de la ría-, exteriores -mar batido-, arenales inmensos o calas pequeñitas y todas son, además, ideales para la práctica de lo deportes náuticos. No en vano, Ferrol es la cuna del surf en Galicia y cuenta en su área de influencia con una de las pruebas del campeonato del mundo más importantes de Europa: el Pantín Classic, que se celebra en el vecino concello de Valdoviño.

Imagen de la playa durante la Surf Patin Classic

Así que, si estáis por la comarca, no podéis dejar de apuntaron a uno de esos “bautismos de surf” que organizan las escuelas de la zona.
Sin ir tan lejos, mi recomendación es que no dejéis de visitar el arenal de Doniños, donde podéis disfrutar de una magnífica puesta de sol mientras que veis las maniobras de decenas de surfistas; la impresionante playa de San Xurxo, paraíso para windsurfistas y riders de kite surf; o las de A Fragata, Santa Comba o O Vilar. Meirás, Vilarrube, Pantín o Valdoviño, en concellos vecinos, completan una oferta increíble.

5. Tienda chula para ir con niños

En este caso sucede un poco como con las cafeterías y restaurantes, no os puedo hacer ninguna recomendación específica porque, más allá de la librería de la que antes os hablaba, no encuentro muchos sitios especialmente recomendables para ir con niños. En cualquier caso, sí os quiero hablar de O Muiño do Fabal, una nueva juguetería didáctica que tiene muy buena pinta.

6. Plan de un día

Nadie debería visitar Ferrol sin acercarse al Parque Natural de las Fragas do Eume. De hecho, incluso los que vivimos a escasos 20 kilómetros de él no dejamos de maravillarnos cada ves que lo visitamos y, en nuestro caso, lo hacemos con frecuencia.
Las Fragas do Eume son el bosque atlántico costero mejor conservado de Europa, un espacio natural de alta biodiversidad y un ecosistema muy peculiar y valiosísimo por su riqueza. En sus casi 10.000 hectáreas de extensión podemos disfrutar de rutas de senderismo, merenderos, un aula para su interpretación…

Y como guinda de este pastel, el Mosteiro de Caaveiro, una construcción del siglo X enclavada en pleno corazón del bosque, a la que hay que llegar andando, y que gracias a la rehabilitación de la que ha sido objeto en la última década ha recuperado parte de su esplendor.
Es un lugar excelente para pasar el día en primavera o verano, disfrutando de un picnic; pero también para recorrer sus senderos en otoño que, para mí, es la época más bonita para visitarlas, recogiendo castañas o setas. Los más osados pueden lanzarse a remontar el río en kayak o, como fue mi caso la última vez, en una pequeña embarcación desde la cual pudimos avistar cormoranes, garzas y alguna que otra águila.

7. Hotel para familias

Hoteles hay muchos, que tengan un atractivo especial para viajar con niños, no tantos. Así que mi recomendación es que optéis por alquilar algún apartamento o casa particular a través de agencias del tipo Airbnb, que es lo que suelo hacer yo cuando viajo.


En la zona está muy desarrollado el turismo rural, así que quizás también sea una buena opción optar por uno de estos alojamientos con encanto. Yo os voy a recomendar una porque me han hablado fenomenal de ella. Se llama A casa do morcego, en Vilarrube, muy cerca de Ferrol. Un establecimiento que, además, todos los otoños se suma a la iniciativa Outono Gastronómico, con ofertas de alojamiento y menús especiales con productos de temporada.

8. Qué hacer cuando llueve

¡Y mira que llueve en Galicia! Pues la verdad es que cuando llueve, lo mejor es quedarse en casita y aprovechar para hacer todas esas cosas que durante la semana no podemos hacer. Peli, juegos y algo de cocina son un plan perfecto para un domingo de lluvia.

Como nos gusta el deporte, los fines de semana de invierno tenemos cita ineludible con nuestros equipos favoritos: el Universitario Ferrol -baloncesto femenino- y el Racing -fútbol masculino-.
Pero si lo que os sucede es que estáis de paso y justo llegáis a la ciudad un día de lluvia, no os desesperéis, porque también hay cosas que podéis hacer a cubierto. Yo os recomendaría acudir al Museo Naval y Exponav -Museo de la Construcción Naval-, una parada indispensable para conocer un poco más la idiosincrasia de una ciudad cuya historia está estrechamente ligada tanto a la armada como a la construcción de barcos.

Ambos están pegados, uno enfrente del otro, dentro del Arsenal Militar en dos edificios del siglo XVIII y en su interior podemos ver anclas, mascarones, cañones, maquetas de bergantines… Un plan perfecto para disfrutarlo con peques.


Si escampa mínimamente, acercaos al barrio de Canido a ver meninas. Sí, sí, como lo oís… ¡MENINAS! Desde hace unos años, el artista local Eduardo Hermida ha promovido la reinterpretación del archiconocido cuadro de Velazquez y, una vez al año, artistas locales e, incluso, algunos llegados desde otros rincones del mundo, plasman sus “meninas” en las fachadas de las casas del barrio.

Lo que comenzó como una medida reivindicativa para reclamar la rehabilitación de uno de los enclaves más emblemáticos de la ciudad, se ha convertido en un auténtico reclamo artístico y turístico con 270 obras de arte urbano con las damas velezquianas como protagonistas.

¡Ah! Que a todo esto, he logrado completar este artículo sin hablaros del otro gran atractivo de Ferrol. Lo dejo en el aire, para que lo descubráis por vosotros mismos…

Muchísimas gracias Merak. ¡A pensar en un viaje por esas tierras tan bonitas!
¿Quieres leer todas nuestras propuestas?
Suscríbete y no te pierdas ninguno de los planes que te proponemos

Solo utilizaremos tus datos para enviarte nuestras actualizaciones, ¡prometido!