¿Queréis una emoción fuerte? Pues montad un viaje a Londres con niños. Concretamente, organizad un viaje para 6 niños, 5 adultos, 9 mochilas, 8 maletas y 2 Nenucos. Y que, tras una hora de coche, dos y media de avión, 45 minutos de tren y 20 más de autobús, cuando llegues a la puerta de la casa que habéis alquilado la contraseña que te han enviado al móvil no funcione… ¿Promete? Así fue nuestro último viaje a Londres, esta vez con niños

londres con niños

Encontrar alojamiento en Londres, toda una odisea

Los que habéis intentado alquilar casa en Londres para unos días, sabéis de qué os hablo. Estuvimos casi un mes buscando un alojamiento que cumpliera con nuestras necesidades: alojar a 11 personas, que todos durmieran en cama, al menos dos baños y una zona común, para juntarnos todos a desayunar o charlar un rato. ¡Casi lo conseguimos! Alquilamos una casa en el barrio (municipio) de Southwark, al sur del London Brigde, muy cerca del famoso y encantador Borough Market.

A través de Airbnb reservamos una casa entera, típica británica, de esas que nada más abrir la puerta tienes 10 escalones empinados que parece que vas a caer hacia atrás. Cosa que descubrimos cuando casi morimos del susto por ¡no poder abrir la puerta con el código que nos habían enviado! Menos mal que la agencia fue rápida, leyó nuestros mails desesperados y respondió a la llamada rápidamente, generando un nuevo código para la cerradura de la entrada.

londres con niños
Nuestra escalera… ¡Ufff!

La casa estaba bien, preparada para unas 14 personas, durmiendo en camas dobles o sofá cama doble. Dos baños completos pero un cocina diminuta, tanto que no cabíamos los 11 ni de lado, así que nos organizábamos por turnos, para desayunar o cenar y para sentarnos en las banquetas (solo había 3 O_O). Pero bueno, mal menor, que lo que mola de Londres está en la calle. Y los niños encontraron su “guarida”, un cuarto con cama alta y una mesa con un par de sillas debajo, donde echaban sus raticos.

Londres con niños, hazte un plan

Por muchas veces que hayas ido a Londres con amigos o en pareja, si es tu primera vez con niños, te recomendamos que traces un planning para cada día, que incluya visitas por la mañana y ocio infantil por la tarde. Seamos realistas, son niños, quieren jugar, necesitan espacio… Por muy divertido que sea un museo, 4 horas son muchas horas, merecen correr un rato, montar en bicicleta o comer guarrerías en un autobús de dos pisos.

Nosotros llevábamos trazado un planning para los tres días, con las propuestas de la mañana y de la tarde, aunque pudimos improvisar sobre la marcha. Sacamos las entradas antes de empezar el viaje, reservamos los freetours, comprobamos distancias para no pillarnos los dedos con los horarios (utopía, acabas corriendo como locos 5 adultos y 6 niños, por el Golden Jubilee Brigde, para no perder el barco del London Eye) buscamos alternativas por si nos sobraba tiempo, por si estaban cansados, por si llovía…

Londres con niños
La tienda de M&M’s en Leicester Square, visita obligada

Cada uno de los tres días (más uno de ida y otro de vuelta) tenía visita por la mañana (cuando todos estábamos más descansados) y ocio por la tarde: un parque chulo, la tienda de M&M’s, la subida a la noria, el paseo en barco por el Támesis, la visita a la juguetería Hamleys, el paseo en el autobús noctámbulo de Harry Potter. Todo bien planeado, perfecto para acabar improvisando (jajajajaja)

Al ser tantos y con niños de diferentes edades, no pudimos plantear en este viaje un paseo en bicicleta: pero es altamente recomendable, al menos medio día, para ver Londres de otra forma.

Todo lo que hicimos antes de salir de casa

Somos mujeres y madres. ¡Y previsoras! Así que eso vale por 4 😉 Con tanto niño teníamos que llevar las cosas atadas, así que os voy a contar todo lo que hicimos antes de salir de Tudela, por si os viene bien en vuestro viaje.

londres con niños

1. Aeropuerto

Volábamos desde Zaragoza, que es taaaan cómodo. A menos de una hora de casa, con un parking económico si te descargas la app de AENA y reservas plaza el día anterior (super importante). Llevábamos las tarjetas de embarque impresas, maleta de mano todos y cada uno su mochila, para meter meriendas, juguetes, guías, etc. ya que la maleta suele acabar en la bodega, a no ser que pagues como asiento prioritario (esas cosas de Ryanair). Habíamos elegido asientos con ventana para los peques, sobre todo por aquellos que volaban por primera vez.

2. Alojamiento

Ya os he contado nuestra odisea con la casa… Reservar con Airbnb es casi una garantía. Y digo “casi” porque la primera casa que habíamos elegido resultó ser una estafa, pero haciendo caso de las recomendaciones de la plataforma, no caímos en la trampa y la denunciamos: nunca realices acuerdos o pagos fuera de la plataforma. Si el propietario te lo propone, desconfía.

La semana anterior a viajar, una persona de la agencia donde habíamos alquilado la casa me llamó para confirmarme todo y responder a mis dudas. Pregunté de todo: si había toallas y sábanas, secador, plancha, como eran los radiadores (nunca sabes si vas a necesitar secar ropa), si había microondas, productos de limpieza, etc. Mejor no quedarse con dudas.

Gracias a Google Maps sabíamos cómo era la casa por fuera, conocíamos la calle, los restaurantes y supermercados cercanos y nos habíamos trazado varios itinerarios para llegar desde el aeropuerto.

3. Desplazamientos por Londres y desde el aeropuerto

Londres con niños

Entre todas las entradas y ticket que habíamos sacado con antelación, estaban los del tren de ida y vuelta al aeropuerto. Para mí era la primera vez que íbamos desde Stanted al centro de Londres en tren y sinceramente, es lo más cómodo. Más rápido que el Terravisión (el bus de la compañía). Nos dejó a 20 minutos del alojamiento (si no hubiéramos ido con niños, lo habríamos hecho andando) y es muy cómodo, para poder levantarte, moverte, etc. Tras dos horas de avión, se agradeció. Se coge en el mismo aeropuerto, en la planta de abajo.

Para los desplazamientos en Londres tenéis que saber que ¡son gratis para niños hasta los 11 años! Un alivio para el bolsillo. Los adultos no sacamos ninguna tarjeta, ya que las tarjetas de crédito con contact less, funcionan igual que las tarjetas de Metro/Bus (Oyster Card), pero con la ventaja de no tener que recargar. Eso sí, una por persona y viaje, no puedes pasar la misma para dos personas. Y te aconsejamos que lleves varias, no vaya a ser que no te funcionen y la líes… Imposible pagar con efectivo.

Como los teléfonos móviles funcionan con la misma tarifa que en España, usamos el Google Maps en su opción de transporte público para saber las distancias, combinaciones, recorridos, que líneas debíamos coger, si ya llegaba el bus…una gozada 🙂

4. Todos a la mesa

Para los desayunos y cenas, comprábamos comida en el Tesco y nos organizábamos en casa. Pero teníamos claro que las comidas serían fuera y como era invierno y apetecía sentarse, en restaurante. Por eso llevábamos reserva hecha al menos para un restaurante muy especial: The Rainforest Cafe, una jungla donde los niños se lo pasaron pipa explorando el local y en la tienda de mascotas de peluche (aunque la comida fue más bien escasa…)

Londres con niños

londres con niños
Sentados en la barra del Rain Forest Cafe

5. Atentas a los imprevistos

Sabíamos que tendríamos sol, pero también lluvia, aunque no fuerte. Y que las temperaturas por las mañanas y al ponerse el sol, serían frías. Así que imaginaros las mochilas: gorros, guantes, bufandas, paraguas, chubasqueros, agua, galletas, algún bocata, planos, bolsas plegables para meter los abrigos en los museos o para llevar las compras

Cada uno su mochila (menos mi peque, que lo intentó el primer día pero era más grande que ella) y responsabilizarse de sus cosas. Además, algún juego de mesa para las esperas en los restaurantes, aunque como siempre, lo que más triunfaron fueron las libretas y rotuladores.

Y ahora sí, a conocer la ciudad. El el próximo capítulo te contaremos como fue este Londres con niños.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here