Hacemos planes

3 días en Londres con niños. (Segunda parte: nuestras visitas)

18 enero, 2018 • Por

Ya os contábamos en la primera parte de nuestras aventuras londinenses todos los preparativos del viaje. La verdad es que viajar con 6 niños, de diferentes edades y gustos, requiere de planificación, de pensar en muchos por si acaso. Y si pensáis que lo llevábamos todo bien atado…¡igual hoy os lleváis un chasco!

Aquí va la segunda parte de nuestro Londres con Niños

Primer día de nuestro Londres con Niños

Plan de mañana: El Sky Garden, un buen punto de partida para hacerte una idea de cómo es Londres

Torre Sharp vista desde el Sky Garden, con el Támesis delante

Teníamos que empezar con algo que hiciera que los niños se dieran cuenta de las dimensiones de Londres, se situaran respecto al río, los principales monumentos… La subida a la terraza del Sky Garden, un rascacielos de 136 metros de altura (apodado por los londinenses “el Walkie-Talkie”), es gratuita. Hay que reservar con tiempo, sobre todo si es para subir un grupo numeroso como el nuestro. Y llega puntual, la cola suele ser larga. 

Fue nuestra primera visita, tras coger fuerzas en un Starbucks cercano (las cosas que tiene ser de provincias: los vasos con nombre y las tazas tamaño piscina de café con leche, emociona a los peques casi tanto como si les saludase la Reina) y la verdad es que las vistas impresionan, aunque quizá si luego vas a subir a la noria del London Eye, puedes pasar…

Desde aquí, cogiendo el metro, nos plantamos en poco más de 20 minutos frente al Museo de Historia Natural (Natural History Museum) y el Museo de la Ciencia (Science Museum). ¿Los dos? ¿Uno sí otro no? Nosotros decidimos primero visitar el Museo de la Ciencia y después de comer, el de Historia Natural. ¿Recomendación? Depende de los gustos de vuestros hijos, de su curiosidad…

Londres con niños museo de la ciencia

En el Science Museum

Ambos museos son gratuitos y todo está en inglés. Esperábamos que el Ciencia fuese más interactivo, que es lo que les mola a los peques, pero todo lo que de verdad era interactivo, era de pago. Si estáis dispuestos a desembolsar 8 libras por persona, visitad el Wonderlab, en la última planta del Museo de la Ciencia. ¡Debe molar mucho! (Pero no lo vimos, es lo que tiene ir de low cost…)

Comimos medianamente bien, teniendo en cuenta que las 10 libras mínimo por persona para comer, es lo normal. Aprovechamos uno de los restaurantes del Museo de la Ciencia para coger fuerzas y después de comer, al Museo de Historia Natural. Aquí los niños disfrutaron mucho, viendo animales pero también volcanes, dinosaurios, sintiendo un terremoto…

Natural History Museum en Londres

Los dinosaurios del Natural History Museum

Quizá les gustó más que el Science Museum. Ya solo el edificio es impresionante… A partir de mediados de noviembre, instalan junto al Museo una de las más famosas pistas de hielo de Londres. Seguro que dura varios meses, por si tenéis planeada vuestra visita pronto. 

Plan de tarde: Hyde Park, el Parque de Peter Pan y un par de fish and chips

Hyde Park es uno de los parques más impresionante de Londres, un auténtico pulmón verde en medio de la ciudad. Y está muy cerca de los Museos. Pero…no llegamos a disfrutarlo como dios manda. Salimos demasiado tarde del Museo de Historia Natural y queríamos cruzar Hyde Park hasta llegar al Diana Memorial Playground, junto a un parque para niños inspirado en Peter Pan (con su barco pirata, sus cabañas del poblado indio…)

Así que nos adentramos en Hyde Park por el Albert Memorial y ¡empezamos a correr! Los 5 adultos tirando de las más pequeñas, cargados con las mochilas y un poco cansados para coger velocidad, durante los 2 kilómetros de recorrido. Cruzamos Hyde Park por la avenida del Kensington Palace y llegamos, pero tarde. ¡Nunca menosprecies la puntualidad británica! El parque tiene diferentes horarios según la época del año, tenedlos en cuenta porque no se puede entrar pasados 15 minutos antes del cierre. 

Londres con niños

Merendando fish and chips (y unas pintas para los adultos, of course)

Hyde Park es muy grande pero esta mal iluminado, demasiado tenue para ir con niños de noche. Y claro, en noviembre, en Londres y a las 15:45, es de noche. Así que nos pusimos en modo inglés y decidimos que era una hora estupenda para tomar un par de fish and chips.

Si alguno pensaba que son pescaditos con patatas fritas en un cono, ¡está bastante equivocado! Los fish and chips son trozos grandes de pescado (o el pez entero, en la mayoría de los casos) blanco rebozado, con su ración de patatas fritas y alguna salsa. Una merienda bastante original, ¿verdad?

Para los niños fue una doble experiencia: un pub típico londinense, con sus londoners bebiendo cerveza y comiendo pescado con patatas a las 5 de la tarde.

Segundo día en Londres con niños

Plan de mañana: el tour del Londres Monumental 

Comenzamos la mañana en el Borough Market, un antiguo mercado de abastos rehabilitado y lleno de puestos de quesos, embutidos, repostería, rutas y verduras, salazones… Una delicia para la vista y el resto de sentidos. Estaba muy cerca de casa y era una de mis visitas pendientes 🙂

Borough Market en Londres con niños

Descubriendo el Borough Market

Y ya tocaba turistear, caminar y ver los principales edificios y monumentos de Londres. Teníamos claro que queríamos un guía, por eso había reservado con tiempo uno de los free tours que ofertan visitas a pie por la ciudad en español. ¡Fue un acierto! 

Estuvimos unas 3 horas caminando por el centro de Londres, a un ritmo tranquilo y con varias paradas para conocer diferentes edificios (por fuera), las historias de sus habitantes (lo que más enganchó a los peques), algunos parques y por supuesto, el Big Ben (en obras hasta 2021, por lo que tendremos que volver para verlo mejor), The Mall y Buckingham Palace con su cambio de guardia

El cambio de guardia en The Mall

Nuestra guía, Eva, era una enamorada de Londres y se notaba. Si tenéis la oportunidad, contratad uno de sus tours con Strawberry Tours. Eva nos recomendó un restaurante para comer al acabar nuestro tour por el Londres Monumental Oeste y se vino con todo el grupo a un reservado del restaurante The Long Acre, en la zona de Covent Garden (bien de precio y comida correcta, sin más)

Plan de tarde: Londres a nuestros pies desde la Noria, crucero y Hamleys

Pero todavía nos quedaba la tarde, que prometía. En Noviembre, anochece muy pronto, así que reservamos un pack de Crucero por el Támesis y subida al Londoy Eye. ¡Corriendo por Londres de nuevo para llegar a coger el barco! Embarcamos justo a los pies de la Noria (el London Eye) para hacer un recorrido de unos 40 minutos por el río, pasando bajo varios puentes y viendo las casas del parlamento o el Big Ben desde otra perspectiva. Las explicaciones son en inglés, aviso. ¿Repetiríamos? Nos vino bien para descansar un ratito, pero creo que es prescindible.

Sin embargo, la subida a la Noria del Milenio o London Eye es imprescindible. Lo habíamos dejado siempre que habías visitado Londres, “para cuando vengamos con las niñas”. Y llegó el momento. Aunque hay mucha cola va rápido y después, cuando estás dentro de la cabina, es precioso ver atardecer y como Londres se ilumina. Y tienen varias pantallas interactivas para que puedas saber que estas viendo desde cada punto de la cabina. 

Al bajar de la noria y con el mismo ticket, entramos en un Cine 4D que había justo enfrente, para asistir a una proyección chula sobre la historia de la noria, con nieve real, viento, suelo que se mueve, imágenes en 3D… ¡Mirad que guapos estábamos! 

El remate final de la tarde lo puso la visita a Hamleys, una de las jugueterías más famosas del mundo. Son 5 plantas con un montón de juegos, juguetes, muñecos, magia, las varitas de Harry Potter… Allí fue donde nuestros peques se gastaron sus 10 libras (que era todo el presupuesto para caprichos que tenían) y de dónde casi no conseguimos arrancarlos, viendo las demostraciones de juguetes o los trucos de magia que hay por toda la tienda. ¡Otro imprescindible!

Magia en Hamleys

Y todavía nos quedaba un…

Tercer día en Londres con niños

Plan de mañana: el tour de Harry Potter

Sí, fue idea mía. Y creo que fui la que más lo disfrutó. De nuevo con Strawberry Tours había reservado un free tour basado en los escenarios londinenses de las películas de Harry Potter. ¡Advertencia: solo para fans de la saga! Porque si no lo eres, no te enterarás de casi nada. 

Descubrimos edificios que no se visitan, esquinas con historia y vimos muchas, muchas localizaciones. Lo mejor fue que nuestra guía, Amor, hizo 4 equipos (uno por cada casa de Howarts) y estuvimos compitiendo para ver quién sabía más sobre las películas. ¡Quedamos segundos! (Y porque no se puede estar pensando las respuestas mientras quitas mocos a una, le pones el chubasquero a la otra, sacas bocadillos para todos y subes fotos a instagram…)

Londres con niños callejon diagon

Y a los niños les gustó todo: las historias sobre J.K. Rowling y otros personajes, reconocer edificios, calles o plazas que salen en las películas, ver el autobús que inspiró al Noctámbulo, entrar en Hardys (la tienda de chucherías mágicas) o entrar en el callejón Diagon y en el callejón nocturno. Y a mí me emocionó ver la casa de la Orden del Fénix 🙂

El tour tiene salida y llegada desde Leicester Square, donde está la famosa tienda de M&MMs. ¡Otro sitio al que hay que ir! Y comprar un buen puñado de cacahuetes cubiertos de chocolate de todos los colores posibles.

Plan de tarde: comida en el Rainforest Cafe y Torre de Londres

Ya os contábamos en la primera parte que llevábamos hecha una reserva para el Rainforest Café, un restaurante con sede en varias ciudades del mundo pero que todavía no disfrutamos en España. El local es muy chulo, parece una selva llena de animales, con tormentas, ríos, árboles, lianas… Pero la comida, ¡buf! Escasa y cara. Vamos, que podéis buscar una alternativa sin duda. En la zona de Covent Garden la oferta es enorme, echad un vistazo (y si vais grupo grande, reservad)

Tras el café y algunas compras, queríamos volver a casa en una línea de bus con vehículos antiguos, pero no conseguimos aclararnos con los conductores y sus indicaciones, así que cogimos la línea 15, que hace un recorrido por los principales monumentos del Londres Este, acabando en la Torre de Londres (en nuestro caso) pero puedes hacerlo al revés y acabar en el Big Ben o cruzar el río y vuelta por la orilla sur hasta la Torre de Londres. ¡Y todo por el precio de un billete normal!

El Puente de la Torre es precioso de día y de noche

Agotados pero felices de todo lo que habíamos visto en Londres, nos despedíamos aquí de la capital británica. ¿Nos contáis vuestro viaje?

¿Quieres leer todas nuestras propuestas?
Suscríbete y no te pierdas ninguno de los planes que te proponemos

Solo utilizaremos tus datos para enviarte nuestras actualizaciones, ¡prometido!