Se acaba de publicar un estudio de empantallados.com sobre los hogares hiperconectados y el comportamiento de las familias frente a las pantallas. Nuestros hijos van creciendo y a fecha de hoy, la mitad de la prole semeclé,ya tiene un smartphone en su bolsillo del que hace uso a diario.

Los menores en España tienen su primer teléfono a los 13 años (de media, porque algunos lo tienen desde 3º o 4º de primaria) pero son nativos digitales, por lo que seguramente han crecido con una pantalla como medio de entretenimiento diario.

niños pantallas

Las pantallas y la familia, ¿buena relación?

En un hogar cualquiera con hijos menores de 18 años existen, de media, 3 smartphones, 2,3 televisiones y 2 ordenadores. Además que en muchos de ellos seguramente habrá una o dos tablets, un lector de ebooks y una videoconsola. ¿Has echado cuentas del número de pantallas que tienes en casa?

¿Cuántos dispositivos tienes en casa? Gráfico del estudio de Empantallados.com

Según datos de la encuesta realizada a 1.400 familias españolas, tenemos una relación curiosa con las pantallas:

  • Un 66% de los padres y madres consideran que las pantallas ayudan mucho o bastante a gestionar las actividades familiares.
  • Un 55% cree que estas facilitan la comunicación durante el día con la pareja.
  • Un 44% afirma que las pantallas suponen una fuente habitual de conflictos con los hijos y un motivo de preocupación para los padres.
  • Al mismo tiempo, el 74% opina que la tecnología no les ha unido más

Entonces, ¿qué esperamos del uso continuado de las pantallas? Porque no solo los hijos pasan horas frente a una (o varias), somos los padres y madres los que en muchas ocasiones no sabemos pasar un rato grande sin echar un ojo a alguna de ellas. ¿Hablamos con nuestra pareja? ¿Y con nuestros hijos?

¿Conocemos tan bien a nuestros hijos cómo Amazon o Netflix?

¿Cuándo le damos su primer móvil?

La encuesta muestra otra de las contradicciones entre las familias. Hemos establecido una aparente pauta a en función de la edad, que distingue dos momentos en el desarrollo de la responsabilidad de los hijos: primero la tableta; después, el móvil. Las familias creen que la edad media adecuada para tener una tableta es a los 10 años. Más tarde, a los 13 años, el primer smartphone.

Es gracioso, porque resulta que la mayoría de los encuestados (y de los hogares españoles) les hemos comprado un móvil entre los 11 y los 12 años. Es decir, antes de la edad que los propios encuestados consideran adecuada.

Entonces, ¿hay una edad adecuada? Para la mayoría de los padres, no hay recetas mágicas, ya que muchos factores motivan la entrega de la primera pantalla. Quizá el más importante, es el carácter y la situación de cada hijo.

  • El 38% de los padres reconoce que compró el primer smartphone a su hijo mayor para tenerle localizado (¿os suena?)
  • • El 36% afirma que dio el teléfono a su hijo mayor porque pensaba que ya estaba preparado para tenerlo (¿de verdad?)
¿Está mi hija preparada para tener un móvil? 4 minutos de interesante reflexión

Tienes una hora al día para pantallas, repártela como quieras

Las pantallas están presentes en nuestras casas. Mis hijas comienzan la mañana con una videollamada mía a través de nuestro Amazon Echo, que está en la cocina, junto al bote de harina y es el quinto elemento de la familia.

Cuando llegan a casa después del colegio, su tiempo de pantallas se reparte entre la televisión (las tengo enganchadas a Padres Forzosos), la tablet, el ordenador y el Tik Tok.

Pero a medida que se van haciendo mayores, el tiempo de pantallas se reparte de otra forma. Y en los adultos, lo más común es tener dos pantallas a la vez (la tele de fondo y el móvil o la tablet en la mano)

Tiempo de pantallas. Gráfico nº 20 del estudio

¿Soy un mal ejemplo?

Los expertos del estudio dicen que no tenemos que ser un ejemplo perfecto, porque no es real. Y de esta forma, ellos se estimularán para ser mejores que nosotros, querrán demostrarnos que ellos pueden hacerlo mejor (¡me gusta el truco!)

Eso sí, tenemos que darnos cuenta de la importancia que le damos a nuestro móvil. Porque si tu hijo te está hablando hablando y tú pasas de lo que te cuenta y estás a lo tuyo con el teléfono, el mensaje que le das es: mi móvil es más importante que tú.

El ejemplo de los padres es importante, pero no fundamental

Parece ser que el 56% de las familias, estamos convencidas de hacer un uso saludable de las pantallas y ser buen ejemplo para los hijos y solo el 31% reconocemos hacer un uso excesivo de las pantallas

Gráfico 24 del estudio de Empantallados.com

¿Cómo podemos formarnos para ayudar a nuestros hijos en el entorno digital?

Los padres somos consciente de que jugamos un importante papel como mediadores en la relación de nuestros hijos con la tecnología, para lo cual tenemos que estar formados.

Nosotras recurrimos mucho a la web de Empantallados.com y el próximo martes 5 de febrero, estaremos en la charla debate que ha organizado la Fundación Dédalo para hablar de estos temas. ¿Te apuntas?

El estudio de Empantallados.com se llama El impacto de las pantallas en la vida familiar y podeis descargarlo de su web. ¡Muy recomendable!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here