-¿Mamá, cuándo me vas a comprar el móvil? Es que todos mis amigos lo tienen. 

Sí, ese temido momento se acerca. Y sabes que esa pregunta se va a repetir un día, otro y otro. Porque la insistencia es una cualidad que los hijos e hijas desarrollan con la edad, ¡y mucho!

Sabemos que es muy complicado resistir cual numantino atrincherado en el NO. Te gustaría, pero de tanto repetir la pregunta, empiezas a cuestionarte dos cosas:

  • Igual mi niña lo necesita, ¿no? Total, ya tiene 11 años, en nada está en el instituto y allí, sí o sí, “es casi obligatorio” tener móvil
  • ¿Merece la pena aguantar y aguantar y que acabe con mi paciencia?

Total, que lo habláis en casa, miras las tarifas y decides cogerle un móvil a tu pre (adolescente). Antes de dárselo, te aseguras de “firmar con él o ella un contrato” para que su uso sea correcto: tantas horas, en el colegio no, que te lo enseñe siempre que se lo pidas, a partir de las 10 de la noche ya no se usa, etc. ¿Estás seguro de que lo estás haciendo bien?

¿Por qué quiere mi hijo un móvil?

Fundamentalmente para estar en contacto constante con sus amigos. El 35% de los niños españoles afirma no querer estar sin redes sociales. Así lo cuentan en Ticbeat.com

Para ellos, estas plataformas son un lugar amigable y seguro, donde se interrelacionan con sus amigos y en el que comparten aspectos de su vida privada prácticamente sin filtro (su colegio, los lugares que visitan e incluso dónde viven).

Este tipo de comportamientos son contraproducentes para la privacidad y la seguridad del menor, porque puede darle información delicada a alguien con malas intenciones.

Por eso es tan importante concienciar a los niños sobre la importancia de estar en redes sociales, que Facebook o Instagram no son un juego, y que lo que comparten en ellas queda expuesto para que cualquiera (incluyendo la propia plataforma) haga con ese contenido lo que quiera.

Pero por mucho que le eduquemos, si el niño es demasiado pequeño para entenderlo (con 9, 10, 11 años…) va a ser difícil que en algún momento dado no cometa el error de hablar con desconocidos, caer en las garras de algún troll o compartir información privada.

Es curioso, pero muchos padres no les dejan ir solos al colegio, por si les pasa algo, se encuentran con alguien… Pero no les importa con quién se relacionan en las redes sociales. 

Esto deberías saber antes de comprarle un móvil a tu pre (adolescente)

1. Si le compras un móvil a tu hijo y es menor de edad, eres el responsable de esa compra y el titular del contrato con la compañía. A partir de ahí, tienes responsabilidad en todo lo que tu hijo haga con ese teléfono.

2. Para juzgar a un menor y que tenga cierta responsabilidad penal, en España tiene que tener 14 años. Por debajo de esa edad, todo lo que tu hijo haga o diga con ese teléfono, en caso de constituir un delito, recaerá en tí. A él no le pasará nada.

3. La edad mínima legar para abrir una cuenta de correo electrónico en servicios como Gmail o Hotmail, es de 14 años. Y con autorización. Esa es también la edad mínima legal para abrirse un cuenta en una red social como Facebook, Instagram, Twitter. O tener una cuenta en Youtube o Flickrs. En algunas, con el consentimiento paterno es posible hacerlo a los 13.

4. Whatsapp acaba de fijar su línea roja, el mínimo para usar la aplicación en 16 años. Sí, por debajo de esa edad, no es legal registrarse como usuario en esta aplicación de mensajería.

5. Si consigues resistirte a la compra de ese objeto del deseo y permites que utilice tu teléfono móvil para el grupo de whatsapp de sus amigos, del colegio… ¡OJO! La situación de responsabilidad penal es la misma: lo que diga, lo dices tú o cualquier imagen que tu hijo tenga en su grupo de whatsapp, la tienes TÚ. ¿Estás seguro de que quieres tener en tu teléfono ciertas imágenes que se pasan los chicos en la preadolescencia y adolescencia?

6. Aunque tu hijo no haya pasado una imagen de una chica o chico menor de edad desnudo o en actitud sexual, el solo hecho de tenerla en su/tu teléfono, se considera tenencia de pornografía infantil. Las penas son de cárcel

7. Puede que creas que tu hijo te cuenta todo sobre sus redes sociales: su nombres de usuario, sus contraseñas, los grupos en los que está.. De esta forma tú lo puedes tener controlado. Pero ten en cuenta que ellos son nativos digitales, nos dan 10.000 vueltas. Cuando tú crees que tiene una sola cuenta, seguramente tenga otra más, qué tu no controlas.

8. ¿Conoces las redes sociales dónde esta tu hijo? Seguro que hay alguna de la que no has oído hablar jamás. ¿Sabes dónde es menos probable que te lo encuentres? En Facebook. Es la red en la que están sus padres… Lógico que pasen de ella.

9. Aprende a desactivar la localización y enséñale la importancia de hacerlo. Que nadie sepa dónde va o viene, sus horarios, rutas…

10. ¿Seguro que tu pre (adolescente) quiere un móvil? Igual cuando se de cuenta de que es la forma en que su madre sabe a cada momento dónde está y su padre controla todo lo que hace o dice… Renuncia a él 😉

Como en todo, estamos aprendiendo. Y la tecnología, las redes sociales, los nuevos usos…nos han llegado de repente (Facebook nació en 2007). Hablad mucho con vuestro hijos, promoved que tengan vida social más allá del móvil (cualquiera de nuestros planes les gustaría para pasar un rato con vosotros). Enseñadles a hacer un buen uso (os dejamos este link para enseñarles a configurar el móvil). ¡Y no les compréis un móvil mejor que el vuestro!

Si queréis saber más sobre el uso de redes sociales por parte de los niños, de cómo usan los móviles o internet en general, Pantallas Amigas, Empantallados o Ticbeat.com son geniales.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here