Hacemos planes

Dale una cámara de fotos a un niño y dominará el mundo

3 noviembre, 2016 • Por

Dale una cámara de fotos a un niño y…bueno, dominar el mundo igual es exagerar, pero cambiará tu percepción de la realidad, eso seguro.

Hace un par de años que en mi casa ronda el libro de Nuria Pérez, Manual Profesional para Aventureros, Súper Héroes y Exploradores Urbanos, que ya estáis tardando en comprar porque es una fuente de ideas e inspiración para muchos de nuestros planes.

Ella me ha descubierto una forma diferente de planificar actividades con mis hijas, más participativa si cabe. Y yo le descubrí a ella el Geocaching, que tanto nos gusta a los GooniesSorianos (el nombre de nuestro equipo familiar de buscadores de cachés)

Y revisando uno de los vídeos de su videoblog, me he acordado de cómo comenzó en nuestra casa la pasión por las cámaras de fotografiar (o móviles con buena cámara, a falta de otra). ¿Tienen vuestros hijos cámara de fotos?

Dale una cámara a un niño

Mi primera cámara de fotos fue una Zenit reflex de 35mm, que todavía conservo (incluso le pusimos carrete hace poco). Tenía 10 años y con ella aprendí a jugar con la luz, con el balance de blancos, la velocidad o la sensibilidad. Algo que olvidé con los años y con mi Nikon D40, una reflex automática que apenas utilicé en modo manual (ya, ya, dame una colleja amable…). Ahora fotografío con el móvil y son mis hijas las que llevan la cámara al cuello. Su perspectiva es muy curiosa, cómo descubren el mundo, qué capta su atención, el detalle, el color…

camaras-niños-1

camaras-nin%cc%83os-2

¿Qué cámara de fotos comprar para un niño?

Hay cámaras de fotos para todas las edades, desde que tienen 3 o 4 años. Os recomiendo que no gastéis dinero en una cámara de juguete tipo Vtech, la resolución de la pantalla suele ser tan baja que las imágenes son muy borrosas, por lo que el peque puede desilusionarse cuando mira cómo ha quedado la fotografía.

En mi casa, hemos tenido una Kidizoom de Vtech, que sirvió para despertar su curiosidad y para que jugasen con los botones (si la quieres como cámara más que como juguete, no la compres). Ahora la peque tiene una Playskool Showcam, con mejor definición y la posibilidad de proyectar sobre la pared las fotografías que hace. ¡Es una gozada! Sigue teniendo poca definición, mejor que la Vtech, pero ya le obliga a enfocar, por ejemplo.

La mayor lleva mi última cámara digital, una Panasonic Lumix DMV-FZ28, con lente Leica y con estabilizador de imagen, lo que le facilita el uso. Normalmente lo hace en automático, aunque ya despierta su curiosidad ir jugando con las posibilidades que ofrece en modo manual.

camaras-ninos-3

camaras-nin%cc%83os-4

Primeros pasos para que los peques adoren la cámara

La fotográfa Blanca Aldanondo piensa que las cámaras, cuanto más sencillas mejor

Los niños no quieren leer instrucciones, quieren disparar. Una cámara sencilla pero robusta para que disparen sin conocimiento. Siempre se dice que hay que hacer muchas fotos para aprender… Y eso sirve igual para mayores que para niños. A un niño yo le dejaría la espontaneidad.

Así que vamos con las 3 claves para una cámara de fotos para niños:

  1. Que sea sencilla, sin muchos botones ni demasiadas opciones. Buena resolución de pantalla para que vean bien la imagen que están enfocando
  2. Que sea robusta, resistente a golpes, humedad, arena… ¡Son niños, van a jugar! Si nos ponemos tiquismiquis con el uso, mal vamos…
  3. Con una tarjeta de memoria externa, para garantizarnos disparar muchas, muchas, muchas fotos

Jugamos con la cámara

Porque se trata de eso, de jugar a fotografiar. De que busquen el objeto, el momento, el ángulo… Con los niños es sencillo, les damos la cámara y a la calle o al campo. En casa jugamos a fotografiar letras y formar palabras. O a fotografiar números para encontrar la cifra que marca el año en curso, la edad de la abuela o la fecha de nacimiento de una de las dos. 

También puedes hacer un listado, en plan mini-rally fotográfico. Proponles 8 fotografías que reflejen colores, sentimientos, rincones… Escribe la lista y que vayan tachando. Y después…¡a imprimirlas! (Sí, aquello que hacías con los carretes de fotos cuando querías saber si habían salido bien…)

mini-rally-fotografico

Si no quiere gastar, al menos haz un collage usando Picmonkey, Fotor o cualquier otro programa de edición online. Y ese sí, se lo imprimes de recuerdo. Es la mejor forma de que se vayan enganchando al mundo de la fotografía.

¿Te animas a darle una cámara a tu peque?

¿Quieres leer todas nuestras propuestas?
Suscríbete y no te pierdas ninguno de los planes que te proponemos

Solo utilizaremos tus datos para enviarte nuestras actualizaciones, ¡prometido!