Nos cuidamos

Habla nuestro boticario… Mamá, me duele la cabeza

18 Enero, 2017 • Por

Estamos de enhorabuena en el blog. Estrenamos colaboración, una colaboración muy especial: se llama Guillermo García Andrés y es un joven (guapo y encantador, claro que sí, pero eso ahora no viene al caso) farmacéutico. Se “pasará” de vez en cuando por nuestro blog para informarnos, aclararnos dudas de temas en torno a nuestra salud y la de toda la familia. ¿Os gusta la idea? Os dejo con él y con su primer tema : me duele la cabeza… ¿Simple catarro o gripe?

Gripe o resfriado, dolor cabeza

Parece que el frío nos va a acompañar durante este Enero en la Ribera y seguro que esta frase será más común de lo que te gustaría oír pero, ¿sabes distinguir entre un resfriado y una gripe? ¿Sabes cuándo y cómo tratarlo y cuándo derivar a tu peque al pediatra? Si te quedaba alguna duda,  ¡esta es tu oportunidad de resolverla!

Resfriado o Gripe: la tabla definitiva para diferenciarlos

Características GRIPE RESFRIADO
Comienzo De golpe Poco a poco
Fiebre 38º – 41º No suele pasar de 38º
Dolor muscular Fuerte Nunca
Dolor de cabeza Fuerte Ligero
Dolor al tragar Pocas veces Frecuentemente
Muchos mocos Pocas veces Frecuentemente
Tos Pocas veces Frecuentemente

Recuerda, la gripe es estacional (Noviembre-Marzo), tiene una aparición brusca, con fiebre alta o muy alta, cansancio y dolor muscular, mientras que los resfriados pueden aparecer todo el año, son de comienzo y evolución lenta, no aparece fiebre alta y suelen acompañarse de mocos, dolor de garganta y tos.

Mamá, me duele la cabeza

¿Es el momento de sacar el paracetamol? Espera, antes de lanzarte a por el botiquín de la cocina o el baño, hay que preguntarse si podemos tratarlos nosotros mismos o quizás es mejor acudir al médico

Sí, ya sé que entre el cole, el trabajo, la compra, la comida y el perro, coger cita en el médico no suele ser la primera opción, pero te voy a ayudar a diferenciar claramente en qué casos debes ACUDIR AL MÉDICO:

  • Los niños menores de 2 años, ancianos mayores de 80 años y en casos en los que el enfermo presente alguna enfermedad crónica (asma, inmunodeprimidos, afecciones cardíacas,…)
  • Si hay fiebre muy alta y sostenida, si hay fuerte dolor en el pecho, oídos o garganta o si presenta flemas muy viscosas y amarillentas.
  • Si relacionas el comienzo de los síntomas con la toma de algún otro medicamento o alimento.
  • Si es un resfriado normal pero lleva más de 10 días con él.

Recuerda que en estos casos, la mejor idea es pedir cita en tu centro de salud y solo en casos graves, especiales o fuera de horario, deberás acudir a urgencias.

“Bueno, mi pequeñajo no tiene ninguna de las características anteriores, pero mejor hoy no va al cole, que le duele la cabeza (esta frase suele curar a algunos peques en cuestión de minutos 😉 ). Y ahora…”

¿Qué puedo hacer para aliviar los síntomas y reducir la duración de la gripe o el resfriado?

Lo primero es tomar medidas higiénico-dietéticas:

  • Lavarse las manos con jabón y con mayor frecuencia
  • Ventilar correctamente la casa
  • Es muy recomendable humedecer el ambiente con humidificadores
  • Reposo en cama
  • Aumentar la ingesta de líquidos (agua y zumos sin azúcar) y realizar una dieta ligera
  • Evitar lácteos (sobre todo si existe mucosidad), azúcar o alimentos que lo contengan (dulces) y harinas de trigo refinadas y derivados (pan blanco, bollería industrial,…)

Recuerda que la gripe y el resfriado son patologías producidas por virus que suelen remitir (en la mayoría de los casos) entre 3 y 10 días por si solas, pero si los síntomas son muy molestos, aquí te dejo una serie de tratamientos que puedes usar sin problemas:

  • Parches para el pijama o cremas balsámicas sobre pecho y espalda para ayudar a respirar mejor (nunca dar en menores de 3 años)
  • Lavados nasales con agua de mar
  • Propóleo: tiene una actividad antivírica, antimicrobiana y antifúngica, además de ser un buen antioxidante y tener una ligera acción antiinflamatoria. Es muy recomendable tomarlo como preventivo y como ayuda a otros tratamientos.
  • Vitamina C: Un antioxidante muy potente que muchas veces menospreciamos. Favorece la recuperación del organismo y mejora nuestro sistema inmunitario. La podéis encontrar en frutas como la naranja y el kiwi pero la encontrareis en más cantidad en las verduras que suelen causar riñas en casa: espinacas, brócoli, pimiento, col,… ¿difícil? Aprovecha la ocasión para elaborar algún plato divertido con estos ingredientes, intentando que los peques participen y explicándoles las maravillosas propiedades de estos alimentos.
  • Si me preguntas que oligoelemento elegiría en estos casos, sin duda alguna te diría que el Zinc, por sus múltiples beneficios en gripes y resfriados: refuerza el sistema inmunológico, interviene en procesos de reparación, muy activados con el catarro o gripe, mantiene el estado de ánimo, mejora la claridad mental y el sueño, vamos, todo un súper oligoelemento.

¿Y si probamos la homeopatía?

Dejando a un lado el eterno debate, mi experiencia profesional me indica que resulta muy efectiva en estos casos, entonces, ¿por qué no probarla? Os lo pondré fácil con este pequeño botiquín homeopático para gripes y resfriados.

  • Aconitum napellus 9CH: muy indicado en caso de gripe, cuando aparece una fiebre repentina y muy elevada sin sudor en la que nuestro hijo se encuentra “raro” y nos pide agua constantemente.
  • Belladona 9CH: este remedio lo utilizaremos cuando sea una fiebre alta pero de progresión. Nuestro peque suda mucho y tiene la carita roja. También lo podemos utilizar en inflamaciones y rojez de garganta y anginas rojas.
  • Eupatorium perfoliatum 15CH, es el gran remedio para mejorar la típica sintomatología de la gripe: dolor muscular y de huesos y el típico “dolor de ojos”
  • Gelsemium 9CH: este lo utilizaremos en los típicos resfriados con fiebre alta que aparece poco a poco a distintas horas del día, con ligero dolor de cabeza y sensación de atontamiento (nuestro hijo nos pide mimos). Son los catarros que cursan con escalofríos seguidos de sudores.

* Por norma general, en casos agudos daremos de 3 a 5 gránulos cada hora aproximadamente, espaciando según mejoría.

¿Y qué medicación le puedo dar a mi hijo de forma segura?

Ojo, mi primera recomendación es que preguntéis a vuestro farmacéutico de confianza. Aprovechad esos “pequeños centros de salud” que son las farmacias y buscad al profesional del medicamento, estoy seguro que os atenderá de la mejor forma posible.

Así que en este caso, me limitaré a enseñaros una tabla con los medicamentos más utilizados como guía, pero siguiendo siempre el consejo y las pautas que os de vuestro médico o farmacéutico:

Acción Medicamentos
Antitusígenos Dextrometorfano, Cloperastina, Codeina
Antihistamínicos Difenhidramina, Clorfeniramina, Prometazina, Triprolidina
Analgésicos/Antipiréticos Paracetamol, Ibuprofeno
Descongestivos Pseudoefedrina, Fenilefrina
Expectorantes Carbocisteína, Ambroxol, Mepifilina, Guaifenesina

Y por último, nunca auto-mediques con restos de otros tratamientos y nunca, nunca, nunca, le des antibióticos en casos de gripe o resfriado, no solo no servirán para nada (ya que son procesos víricos y no bacterianos), sino que empeorarán su salud y la de los demás.

Y ya sabes, come bien, haz deporte y cuídate, ¡naturalmente!

¿Quieres leer todas nuestras propuestas?
Suscríbete y no te pierdas ninguno de los planes que te proponemos

Solo utilizaremos tus datos para enviarte nuestras actualizaciones, ¡prometido!