Mi hijo mayor (14 años) llevaba mucho tiempo queriendo ir a París. Mi última vez en la capital francesa fue hace 15 años, embarazada de mi hijo (¿será por eso que él tenía esa «obsesión» con visitar la ciudad de la luz?). Así que ya tocaba visitar París con adolescentes, y no uno sino 2 (14 y 11 años) (¿miedo?)

Y lo cierto es que París ha cambiado mucho: muchos más turistas (muchos, muchos), mucha más seguridad para entrar en monumentos y atracciones (lo cual se traduce en más colas) y por desgracia hasta su skyline ha cambiado debido al incendio de Notre Dame una semana antes de nuestra visita (¡qué pena!). Pero a mí me sigue enamorando, ¡me encanta París!

Visitar París con adolescentes tejados de París
Tejados de París. Al fondo la Torre Eiffel

A pesar de que yo ya conocía la ciudad, como iba con mis hijos he vuelto a entrar los edificios y atracciones más típicas. Pero ¡con mucho gusto!

Pero esta vez, y aunque mis hijos están en la maravillosa y larga etapa de la adolescencia, había que hacer el viaje pensando en ellos. Y casi es más difícil que viajar con niños pequeños, los adolescentes son complicados de contentar. Pero creo que todos hemos vuelto enamorados de París.

Os voy a hacer una serie de recomendaciones para que vuestro viaje a París en familia sea perfecto, porque para nosotros ha merecido la pena visitar París con adolescentes.


1. Hacer el viaje en tren

¡Una gozada el viaje en tren!

El TGV francés sale desde Hendaya y en 4 horas y media te deja en la estación de Montparnasse, una zona muy céntrica de París.

Ya nos lo había contado Darina en su último viaje, así que cogimos mesa de 4 y fue un viaje de lo más cómodo. Pudimos ir haciendo el planning del viaje todos juntos, escuchando música, viendo pelis (hay wifi). Y lo mejor, pudimos llevar las maletas que nos dio la gana y comida para nuestros picnics parisinos.

¡Ah! El precio también fue excepcional: 180 € ida y vuelta los 4. Si te creas una cuenta en su web, te enviarán todas las ofertas.


2. Descargar la aplicación del transporte público en París

Se llama Next Stop Paris. Estés donde estés te da la información del trayecto para tu destino en varios medios de transporte: metro, autobús, patinete eléctrico (sííííí, lees bien, patinete). París está plagado de patinetes aunque nosotros no nos atrevimos a usarlos pero puede ser divertido en una zona segura, sin demasiados coches.


3. Viaja en autobús

Aunque cuando vamos a una gran ciudad, lo que más nos llama es ir en metro, allá abajo no se ve nada. Montas en un autobús y vas viendo la ciudad y descubriéndola.

En París hay muchas líneas de autobús. Y el centro está muy bien conectado por todas ellas. Y con la aplicación Next Stop Paris ¡todo controlado!

Para los 4 días que estuvimos no sacamos ninguna tarjeta especial para el transporte. Nos apañamos muy bien con los bonos de 10 tickets (14,90€).


4. No descartes un buen hotel

El alojamiento parisino es caro, cierto. Por eso quizá, penséis en que lo mejor es encontrar un apartamento de alquiler. La verdad es yo empecé a buscar y lo que quedaba era muy (muy, muy, muy) pequeño o no me gustaba la zona. Así que me decidí por un hotel. Y ¡estuvimos más que encantados!

Estaba muy cerca de la estación de Montparnasse, con lo que fuimos andando con las maletas (menos de 10 minutos), dejamos las maletas y salimos a disfrutar de París.

La habitación (una familiar) no era nada del otro mundo pero estaba bien. Pero los desayunos … ¡increíbles! Cogíamos fuerzas para todo el día: fruta, quesos, crepes y demás bollería exquisita parisina, zumos y mermeladas variadas, algo de fiambre y huevos fritos. ¡Muy, muy completo!

Viajar a Paris con adolescentes desayuno
Variedad de zumos, quesos y fiambres para desayunar

Y en la zona del desayuno había una máquina de «fotomatón» para inmortalizar cada comienzo del día. ¡Era genial!

Viajar a Paris con adolescentes desayuno
Momentos del desayuno en Novotel Paris Centre Gare Montparnasse

¡Ah! y en el hall siempre había algo para los peques: pintacaras, globoflexia, búsqueda de huevos de Pascua.

A todos nos ha encantado disfrutar del hotel. Nos han tratado de maravilla.


5. La Torre Eiffel

El icono de París. Hay que subir sí o sí. Mi recomendación, sin duda es reservar las entradas aquí para evitar las colas. Hay días en los que la espera para subir puede llegar a 2 y 3 horas. El que fuimos nosotros era uno de esos días. Y qué bien que teníamos la visita guiada con Musement. Fue llegar y subir, sin más cola que unos 5-10 minutos de espera para la revisión de mochilas y bolsos.

Visitar París con adolescentes Torre Eiffel
Siempre imponente: la Torre Eiffel

Otra recomendación es ver la torre «desde lejos». Los Campos de Marte o Trocadero están muy bien para admirarla y hacer fotos chulas. Eso sí, complicado que no salga más gente.

También merece la pena ir a verla iluminada. ¡Menudo ambientillo se forma a sus pies por la noche!


6. «Crucero» por el Sena

Otro imprescindible: un paseo por el Sena admirando todos los monumentos de París. Y si podéis, hacerlo al atardecer. Nosotros disfrutamos de una puesta de sol espectacular.

Puesta del sol vista desde el Sena
¡Espectacular!

Hay unas cuantas compañías que ofrecen estos cruceros. Nosotros elegimos los Batobus, que son los únicos en los que el billete es válido para 24 horas desde que montas la primera vez. (44 € los cuatro billetes)

Tienen 9 paradas a lo largo del Sena. Puedes subir y bajar las veces que quieras durante 24 horas. Así que sirve también como forma de desplazamiento entre un sitio y otro.


7. El Museo del Louvre

¡Cómo vas a estar en París y no vas a ir al Louvre! Pues yo os digo: pensadlo muy bien. Entra mucha, mucha gente y es hasta complicado avanzar por las salas. Quisimos hacer una visita rápida de esas de «20 obras del Louvre en 2 horas» y justo llegamos a ver 5 o 6.

La Gioconda tras una nube de cámaras de fotos y móviles
Ahí está, ahí está …. La Gioconda

Me arrepiento mucho de no haber cogido una visita guiada. Lo hecho, hecho está pero para la próxima vez cojo visita guiada con Musement.

Otra opción para ver el Louvre con menos agobio es aprovechar un miércoles o un viernes a última hora. Esos dos días abre hasta las 22:00h. y no hay tanta aglomeración de gente.

¡Ah! En los museos de París, los menores de 18 años entran gratis. A ver si los españoles toman nota.


8. Disfruta de las calles parisinas. ¡Apunta estos sitios!

Mis dos anteriores estancias en París habían sido en diciembre y con lo friolera que soy yo, en la calle podía estar poco rato. Sin embargo esta vez, el tiempo ha sido espectacular. Hemos podido disfrutar de paseos maravillos por el Barrio Latino, Le Marais, Montparnasse y Montmartre.

Visitar París con adolescentes estación metro
Estación de metro art decó

En esos barrios hay mucha vida parisina. No os quedéis solo con el turisteo y disfrutadlos. Dejaos llevar un rato sin guías ni rutas pre-establecidas. Seguro que descubrís rincones únicos.

Visitar París con adolescentes tienda Amélie
¿A quién le suena esta «epicerie»?

Pudimos disfrutar de varios momentos parisinos en:

  • La Creperie Bretonne, en Montparnasse. Deliciosas las crêpes (dulces) y las galettes (saladas) y excelente el trato. Toda la zona está llena de pequeñas creperías y braserías.
  • La terrasse Sainte Catherine, en Le Marais. Comimos unas hamburguesas deliciosas en su terraza. Es una zona de «vinoteo», en la que los parisinos van de vinos y cervezas (a 4,50 el vino, y 4 la cerveza)
  • Lártiste en Montmartre. Un poco alejado del ajetreo de la zona del Sagrado Corazón y la Place du Tertre (solo un poco) Comimos un rico menú parisinio por 15,90 € que incluía entrante, principal y postre.
Plaza en Montparnasse
Plaza en Montparnasse

La bebida en París siempre va a parte en los menús y tanto el agua como los refrescos son muy caros (más todavía las bebidas alcohólicas). Lo que tienes que pedir es «une carafe d´eau» (una jarra de agua). Te sacarán sin ningún problema una botella de agua del grifo.


9. Los dulces de París

Soy muy laminera, los que me conocéis lo sabéis.

Lo primero que hicimos al llegar a París fue ir a Berthillon a degustar sus maravillosos helados (cerraba durante unos días a partir del día siguiente de nuestra llegada). Hicimos cola pero no fue para tanto. Tienen 70 sabores, por lo que elegir es complicado. En los alrededores hay otros comercios que también venden sus helados pero también tenían cola, así que mejor ir al original.

Visitar Paris con adolescentes helado
La cola mereció la pena para disfrutar de un auténtico «glace Berthillon»

Uno de los caprichos de mi hijo mayor era probar los macarons de La Durée de los Campos Elíseos. Y como se trata de «conectar» con los adolescentes, algún capricho hay que permitirles. A mí (hasta ahora) los macarons no me gustaban mucho pero ¡ay, los de La Durée! ¡Qué textura! ¡Qué sabor! ¡Exquisitos! Complicado también elegir los sabores pero de los 8 que nos llevamos, no os puedo decir cuál me gustó más. Tendréis que probarlos. No son baratos, aviso.

Nuestra selección de macarons de La Durée
Cajita de 8 sabores de macarons de La Durée

10. La baguette parisina

Soy seguidora de la web de Su desde hace tiempo y me encantan sus crónicas de las panaderías parisinas. En este viaje he visitado alguna boulangerie de las que ella recomienda (Le Grenier à pain con varias tiendas por la ciudad; Eric Kayser, también con varios comercios) y es que un picnic en el jardín de las Tuilerías con una rica y crujiente baguette parisina y jamón serrano español ¡no tiene precio!

A la vuelta del viaje me he enterado de que el premio para la mejor baguette del 2019 ha sido Boulagerie Leroy-Monti. ¡Prometo visita!


11. Sesión de fotos divertidas en las columnas de Buren

Si algo hay que hacer cuando viajas con adolescentes, es muchas fotos: selfies, fotos tumblr, fotos instagramer. Suerte que a mí también me gusta mucho hacer fotografías.

Visitar Paris con adolescentes columnas de Buren
Haciendo un poco el loco

París tiene muchos lugares «instagrameables». Uno de ellos está en el Palais Royal: las columnas de Buren.

Son columnas de varios tamaños con rayas blancas y negras que dan mucho juego para las fotos y para pasar un rato divertido intentando subir a ellas, saltando entre una y otra. La entrada es gratuita, así que no hay excusa. Todo un éxito para visitar París con adolescentes.


12. Visita a las Galerías Lafayette

Hay muchas razones para visitarlas: las compras (buf, todo demasiado caro), ver el edificio y su espectacular cúpula desde una pasarela de 9 m suspendida a 16 m, subir a su terraza para ver las maravillosas vistas de París, disfrutar de alguna de sus atracciones (siempre hay algo divertido qué hacer)

Visitar París con adolescentes Galerías Lafayette
Nivelazo en las Galerías Lafayette

Las compras no eran para nuestro bolsillo. La terraza por desgracia para nosotros estaba cerrada. Pero al subir, descubrimos la sección regalos en la que los precios no eran tan carísimos como en la de moda y ¡casi arrasamos! Libretas súper originales (yo soy fan de las libretas), decoración chula y divertida para las habitaciones de nuestros adolescentes (un skyline de París muy moderno se vino con nosotros) y mucha variedad de regalicos chulos para traer como recuerdo original de París.

Y justo debajo de la cúpula había una colchoneta gigante de colores en la que poder saltar y dar volteretas.

Visitar París con adolescentes Galerías Lafayette

Si estás pensando en un no muy lejano viaje a París con tus hijos adolescentes, espero que te sirvan mis recomendaciones. Si quieres saber algo más, pregúntamelo en los comentarios. Igual me animo y hago la crónica completa del viaje.

Lo que me ha quedado muy claro de este viaje es ¡que no tardo 15 años más en volver a París!

¡Ah! Parte de las fotos de las fotos de este post las ha hecho mi hijo. ¡Graciaaaaaas Javier!

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here