Hacemos planes

Un fin de semana con niños y Ecoaventura

15 Junio, 2017 • Por

¿Nos habéis echado en falta este fin de semana por Tudela? Hemos estado en La Hoya de Huesca para conocer de primera mano Ecoaventura Pirineos, una empresa que organiza campamentos juveniles y familiares (¡para toda la familia!) en localidades preciosas del Pirineo y Pre pirineo.

En su web y en nuestra Guía de Campamentos, podéis encontrar información de todas las sedes de sus campamentos: Mallos de Riglos, Benasque, Selva de Oza y Alquezar. ¡Vaya lugares! Naturaleza a tope, diversión a tope.

En los campamentos de verano pueden participar niños desde 7 hasta 17 años (si es que a estos últimos los podemos seguir llamando niños). Con diferentes opciones de campamentos dependiendo de la edad de cada uno de ellos. Con tandas que varían de 10 a 12 días.Y con actividades que se adecuan perfectamente a las edades de los niños.

Los niños van a poder realizar rafting, vías ferratas, descenso de barrancos, espeleología, senderismo, observación de aves, canoas dobles, rapel. ¡Vaya, que no van a parar!

Planes con niños ecoaventura

Los impresionantes Mallos de Riglos

Toda la familia de campamento en Riglos

Y la gran novedad este año, y que a nosotras nos ha encantado, son los campamentos familiares en Riglos. Toda la familia de campamento.¡Genial! Y esto lo teníamos que probar para poder contaros todos los detalles.

Los campamentos familiares se realizan en agosto, a partir del día 16. Existe la opción de hacer campamentos de 5 días de miércoles a domingo, o bien 3 días de jueves a domingo. Las familias se alojan en el albergue Refugio de Montaña de Riglos  con un programa de actividades que os va a flipar. Y aunque tenéis la posibilidad de no hacerlas todas, no creo que os queráis perder ni una.

Nuestro fin de semana con Ecoaventura

El sábado nos tocó madrugar porque a las 11:00 teníamos que estar en Murillo de Gállego preparados para el rafting, pero os aseguro que ninguno de los peques protestó para levantarse.  Si ponéis en Google Maps la ruta Tudela – Murillo de Gállego, vais a ver que cuesta 1 h 43´ y es que, aunque hay poco más de 100 km, la carretera que va desde Erla hasta Ayerbe es estrecha y con muchas curvas. ¡Aviso a los que se marean!

En Murillo nos esperaba Dadla, nuestra guía de rafting de Alcorce Rafting & Kayak (muy profesional y un encanto) para equiparnos por completo y explicarnos en qué iba a consistir el descenso. ¡Wow, qué experiencia! Era nuestra primera vez para todos y ¡seguro que repetimos!

Hasta los que iban con un poco de respeto (hablo de los adultos, porque los niños iban emocionados) lo disfrutaron muchísimo. Lo pueden hacer niños desde los 6 años y es completamente seguro. En todo momento notas que se han preocupado mucho por garantizar la seguridad de todo el mundo y no se corre ningún riesgo.

Planes con niños ecoaventura

Disfrutando del rafting (una de las fotografías que nos entregaron en el CD)

Y además de poder vivir la experiencia del rafting en familia, tenéis la posibilidad de llevaros el recuerdo de vuestro “viaje por el río” en un CD ¡Alucinante! Unas fotos de la experiencia chulísimas y que seguro que os encantará tener.

Después de soltar adrenalina y carcajadas con el rafting ya había hambre, así que comimos en Kedos Restaurante, en el Camping Armalygal de Murillo de Gállego. Especializado en brasa, tienen un menú muy rico y muy bien de precio. Y además, tienen un jardín amplio donde los niños pueden salir a jugar. ¡Con estas vistas espectaculares de los Mallos de Riglos!

¿Y creéis que echamos siesta? ¡Noooooo!

Planes con niños ecoaventura

Todos muy atentos a las explicaciones de José Andres

Después de dejar las maletas en el Refugio de Riglos, nos fuimos a visitar el Centro de Interpretación de Aves ARCAZ. Gracias a las explicaciones de José Andrés y a los telescopios terrestres que tienen allí instalados, pudimos ver las diferencias entre las muchas aves rapaces que sobrevuelan el Reino de los Mallos. ¡Imaginaros lo alucinante que son las águilas y los buitres vistos tan cerca!

Planes con niños ecoaventura

De paseo por el “Camino del cielo”

Y un poco más tarde pudimos poner en práctica todo lo aprendido, intentando reconocer las rapaces por su vuelo en el paseo que dimos a los pies de los Mallos. Hicimos un trozo de la ruta circular Camino del Cielo, que comienza y termina en Riglos.

Una ruta sencilla pero un poco larga para la hora en la que empezamos a caminar. Por eso (con buen criterio) José Andrés decidió no hacerla entera. Hicimos la parte de la ruta más sencilla y para recorrerla tranquilamente, con inevitables paradas para sacar algunas fotos y a un paso que permita disfrutar del paisaje,  fueron necesarias dos horas y media.

Y después, al refugio a tomar un merecido refrigerio (los que nos seguís en IG ya lo habéis visto), que entre el paseo y el calor, lo necesitábamos. Habíamos llevado comida para cenar en el propio Refugio y no tener que coger coches y que cada uno se fuera a dormir cuando quisiera: pero allí mismo, también podéis comer o cenar, reservándolo.

El Refugio de Riglos tiene habitaciones familiares desde 4 personas, con baño propio. Nosotros compartimos 2 habitaciones de las grandes, de 4 literas cada una. ¡Otra aventura para los peques! Ellos desde el primer momento tuvieron claro que dormirían en una y los papis en la otra.

Al día siguiente (domingo ya) y después del desayuno en el Refugio, Paola, una de las monitoras de Ecoaventura (y nuestra anfitriona todo el fin de semana, ¡we love you Paola!) nos enseñó todos los entresijos del refugio: habitaciones, cocinas, las campas donde los niños juegan, realizan actividades, talleres. ¡Tienen un rocódromo interior! Normal si pensamos que Riglos es uno de los paraísos de la Escalada en España. Pudimos constatar que el Refugio de Riglos está perfectamente equipado para los campamentos que ofrecen.

Planes con niños ecoaventura

Nuestro paseo por Riglos

Nuestra última cita con la gente de Ecoaventura era una visita guiada al pueblo de Riglos. Sergio y sus compañeros se reunieron en Octubre pasado con los mayores del lugar y han recopilado historias del pueblo que no están escritas en los libros. Y eso es lo que nos contó en la visita guiada por Riglos: un antiguo lavadero, un molino de aceite, olivos centenarios, casas con nombres propios, …

Con pena pero con gran satisfacción de la experiencia vivida, nos despedimos del gran equipo de Ecoaventura e iniciamos nuestro viaje a Loarre, donde comimos y terminamos la tarde y el fin de semana visitando el Castillo. Os contaremos esta aventura en otro momento.

Nos queda un bonito recuerdo y sólo podemos decir que volveremos y que los Campamentos de Ecoaventura ya se han colocado en la primera posición de la lista de campamentos de nuestros hijos.