Sádaba es un municipio aragonés del norte de la provincia de Zaragoza, en la Comarca de las Cinco Villas. A pocos kilómetros de la Ribera de Navarra, esta zona tiene un enorme potencial en turismo familiar: naturaleza, patrimonio y un sector turístico que apuesta claramente por hacer de su tierra una zona en la que el visitante disfrute y quiera volver. ¿Lo apuntamos para una escapada cerquita?


Vista del Castillo de Sádaba

[vc_custom_heading text=”Sádaba es una de las joyas de las Cinco Villas” font_container=”tag:h3|text_align:left|color:%23f25226″ google_fonts=”font_family:Andika%3Aregular|font_style:400%20regular%3A400%3Anormal”]

Sádaba es uno de esos pueblos que descubres por casualidad pero al que sabes que tienes que volver. Eso nos pasó hace unas semanas. Y tardamos poco en organizar una visita de nuevo a esta villa aragonesa, cruce de caminos entre dos reinos.

Tiene un pasado romano que se concentra sobre todo en la zona del yacimiento de Los Bañales (a pocos kilómetros aunque en el término municipal de Uncastillo), uno de los más importantes de Aragón, con más de 4.000 visitas anuales.

¿Sabes que se puede visitar por libre? Con una app que permite conocer este enclave sin necesidad de una persona que lo explique, simplemente descargándola y acudiendo al yacimiento, donde se reproducen los diferentes hitos ‘in situ’. ¡Y eso a los peques les encanta!

castillo sádaba interior

Castillo de Sádaba. Paseo de RondaEl imponente castillo de Sádaba, una fortaleza militar de 7 torres, nos da a conocer el pasado medieval de esta localidad. La vista al Castillo (tenéis los horarios y precios aquí) es IMPERDIBLE, ya que su guía, Merche, lo cuenta con tanto conocimiento y tanta pasión que este sí o sí tenéis que conocerlo de su mano. Se puede subir al paseo de ronda y desde allí, ver toda la extensión de esa zona de las Cinco Villas.

Y un montón de palacios señoriales, la preciosa Iglesia de Santa María con su imponente torre gótica, casas de piedra, callejuelas, un abrevadero enorme y un lavadero cubierto muy original. Ahora en otoño, la alameda que hay junto al río es un precioso paseo para después de comer, con un parque para niños, bancos y muchos árboles de buena sombra. ¡Y hay unos cuantos cachés en el pueblo!

Paseo por Sádaba 01

Paseo por Sádaba 02

[vc_custom_heading text=”La Hospedería de Sádaba” font_container=”tag:h3|text_align:left|color:%23f94727″ google_fonts=”font_family:Andika%3Aregular|font_style:400%20regular%3A400%3Anormal”]

La Hospedería de Sádaba es un alojamiento situado en corazón del barrio antiguo del pueblo. Fue un palacio, la Casa de los Cortes y su restauración mantiene esa estructura señorial. Tiene habitaciones individuales, para parejas y para familias, todas con baño y con vistas sobre los tejados del casco viejo.

Hospedería Sádaba interiorLa estancia ofrece alojamiento y desayuno. Y os aseguramos que las habitaciones, ahora en otoño-invierno ¡son muy calentitas!. En la planta de abajo está el Café-Jardín, donde puedes tomar el vermú, unas cañas, los cafés, una comida o cena ligera y en verano, disfrutar en su terraza chill-out, en la trasera de la antigua muralla de Sádaba, con actuaciones y conciertos en directo.

Habitación Hospedería Sádaba

comedor Hospedería Sádaba

Interior habitación Hospedería SádabaPodéis ver los precios de las distintas temporadas en su web y siempre os va a salir mejor reservando con ellos directamente (por teléfono u online). Es un establecimiento muy frecuentado por franceses, ya que Sádaba está muy cerca de la entrada aragonesa a las Bardenas Reales.

[vc_custom_heading text=”La Encantaria, un restaurante con mucho misterio” font_container=”tag:h3|text_align:left|color:%23ea5d25″ google_fonts=”font_family:Andika%3Aregular|font_style:400%20regular%3A400%3Anormal”]

El restaurante La Encantaria merece una mención a parte en Sádaba. Joan Rosell es el cocinero de este espacio gastronómico, donde todos los platos tienen un toque mágico, como él.

Platos La Encantaria 01

Platos de La Encantaria

Postres de La EncantariaComimos y cenamos de maravilla, todo elaborado con productos de la zona. No podéis dejar de probar sus conservas, con las que elabora cosas tan ricas como la ensalada de perdiz escabechada o el atún en salmorejo. Los arroces son de la Cooperativa Brazal, que agrupa a los productores de la zona. El pan es de Panadería Julio y Yolanda, en Sádaba, con trigos aragoneses de antaño que ha recuperado Molino Ecotambo.

Nos pusimos las botas en la cena, con sardinas en su lata con petazetas de lima, alcachofas a la brasa con trufa negra rallada, buey con idiazabal, panceta a baja temperatura con salsa de chile… ¿Sigo? Porque al día siguiente, ¡repetimos! Teníamos que probar las Patatas Embrujadas (que igual con solo este plato hubiéramos comido todas) y los postres que nos faltaban (todos a 5€, impuestos revolucionarios incluidos, como reza la carta de La Encantaria)

Además de cocinero, Joan Rosell ha escrito un libro de Leyendas del Aragón Demonio que es toda una recopilación de mitos e historias de abuelas, de esas que no deben perderse y que seguro van a encantar a nuestros hijos. Hechizos para hacer y deshacer, conjuros, brujerías… ¡Os va a gustar mucho!

Sádaba nos ha sorprendido, tan cerca de Tudela y con tanto por descubrir. ¿Alguien duda de que volveremos y con toda la tropa?

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here