Nos cuidamos

Disfruta de la Primavera, ¡sin alergia!

23 marzo, 2017 • Por

Por fin ha llegado mi estación favorita. La primavera es cambio, renovación, luz y alegría. ¿Para ti no? Como… ¿padeces de alergia primaveral? Es hora de ponerle remedio, ¡déjame ayudarte!

¿Qué es la Alergia Primaveral?

Llamamos alergia primaveral a todos los síntomas que aparecen en esta época del año relacionados con la explosión en el ambiente de los diferentes pólenes de las plantas. Estornudos, lagrimeo, moqueo, dolor de cabeza, picor… ¿te suena? Bien, estas son lo que llamamos manifestaciones clínicas de la alergia. Pero, ¿conoces sus causas?

La ciencia nos suele decir que la causa de estas alergias son, en su gran mayoría, los pólenes. Bueno, me gustaría deciros que esto no es exactamente así. Digamos que el polen es la consecuencia final de un estado alérgico. La persona alérgica tiene una depresión del sistema inmunitario, una bajada de defensas. Esta alteración del sistema inmune, produce una reacción exagerada frente a elementos tan inofensivos como el polen.

Un paciente alérgico es como un vaso de agua lleno a punto de rebosar y el polen es el desencadenante final de ese desbordamiento. La causa no es tanto el polen sino el por qué el vaso está a rebosar.

¿Por qué somos alérgicos?

En el mecanismo de la alergia intervienen multitud de factores, todos ellos íntimamente relacionados con la producción de histamina. Esta molécula, la producen ciertos tipos de glóbulos blancos, localizados principalmente en las mucosas (respiratoria y digestiva), como un mecanismo de defensa y protección.

En una persona sana, los niveles de histamina deberían mantenerse bajos y aumentar únicamente en situaciones que lo requieran, pero hoy en día, hay muchos agentes que sobre-estimulan nuestro sistema inmunitario, produciendo un aumento de estos niveles. Estos agentes son:

  • Contaminantes externos (polución, polvo,…)
  • Lácteos y sus derivados (por la presencia de proteínas antigénicas)
  • Trigo y sus derivados (por la presencia de proteínas antigénicas)
  • Contaminantes químicos (pesticidas de alimentos, conservantes, tóxicos cosméticos,…)

Resumiremos las causas de este desequilibrio inmunológico y por tanto de la alergia futura en dos:

  • Todos aquellos agentes que hagan aumentar los niveles de histamina o que produzcan sensibilización del sistema inmune.
  • Un déficit en los sistemas de eliminación de esta histamina (fundamentalmente hígado).

En base a esto, ya tenemos la clave para mejorar los síntomas. Por un lado, tenemos que observar nuestro cuerpo, y si somos propensos a una mayor sensibilización (dermatitis frecuentes, picores, rinorreas…) tendremos que cuidar nuestra alimentación y los productos que utilizamos en nuestro día a día (cosméticos, detergentes, perfumes,…). Además es muy conveniente realizar una buena limpieza hepática en primavera. Vamos a ello.

¿Cómo evitar la alergia primaveral?

  1. Alimentación

Desde el embarazo, estamos sometidos a multitud de alimentos que sobre-estimulan nuestro sistema inmune, sensibilizándolo y favoreciendo la aparición de alergias o trastornos respiratorios. La clave es llevar una alimentación rica en cereales de grano integrales (arroz integral, quinoa, trigo sarraceno, mijo,…), verduras de temporada, legumbres, fruta, semillas y pescado. Intentaremos reducir al máximo el consumo de lácteos y sus derivados (sobre todo quesos curados) y trigo y sus derivados (pan, pasta, harinas,…). En su lugar, es recomendable sustituirlos por otros cereales como el arroz, maíz o espelta.

¡Más alimentos naturales y menos procesados!

  1. Productos cosméticos

Cada día estamos más concienciados de la importancia de controlar las formulaciones de nuestros cosméticos y detergentes. Muchos conservantes, protectores, estabilizantes… tienen efectos secundarios sobre nuestra salud y la de nuestros hijos que debemos tener en cuenta. Es por eso que en nuestra farmacia ofrecemos un amplio abanico de productos ecológico y naturales de este tipo.

  1. Limpieza hepática

El hígado es el filtro de nuestro cuerpo. Si limpiamos el filtro del coche, de la lavadora, de la caldera, ¿por qué nos parece tan raro limpiar nuestro propio filtro interno? Una buena limpieza hepática (sobre todo en esta época del año) ayudará a eliminar los excesos de toxinas y químicos externos así como los excesos de histamina endógena, que empeoran las situaciones de alergia.

Estos puntos son los fundamentales para prevenir los síntomas de la alergia y son los que deberíamos prestar más atención para prevenir la aparición de síntomas. Pero, si estos ya han aparecido, ¿cómo puedo mejorarlos?

Tratando los síntomas de la alergia

En farmacia, cuando nos hablan de un paciente con síntomas de alergia, lo primero que pensamos es en ANTI-HISTAMÍNICOS. Medicamentos que bloquean los receptores de la histamina, mejorando los efectos que ésta produce: picor, mucosidad, lagrimeo, estornudos,…

Son un buen método para disminuir los indeseables síntomas y los podemos encontrar en multitud de presentaciones:

  • Antihistamínicos de vía oral: ebastina, loratadina, desloratadina,… (la mayoría con receta médica).
  • Antihistamínicos tópicos: cremas y colirios para bajar la inflamación, picor y exceso de secreción.

El efecto secundario más habitual es la somnolencia por lo que se suelen administrar por la noche.

Además de estos antihistamínicos, podemos utilizar otras armas para mejorar la sintomatología. Yo suelo recomendar:

  • Ventilar la casa por la noche
  • Evitar colgar las sábanas y ropa en el exterior en los días con mayor contaminación polínica. En polenes.com podéis obtener la información en tiempo real de los niveles de pólenes en el ambiente en cada provincia.
  • Limpiar las fosas nasales con agua de mar y descongestivos naturales para evitar la acumulación de polen.
  • Usar bálsamos protectores de las fosas nasales y cuencas oculares. Existen bálsamos que se aplican como un “cacao” alrededor de las fosas nasales y de las cuencas oculares, captando hasta el 80% de las partículas y evitando que estas desencadenen el mecanismo de la alergia.
  • Limpiar los ojos con manzanilla y agua de hamamelis o euphrasia.
  • Si tenéis que salir al campo de excursión, es recomendable el uso de una “braga” fina humedecida para evitar el contacto con los alérgenos.

Espero que haya despejado las dudas que pudierais tener y os recuerdo que la prevención es la mejor arma para evitar los casos de alergia. Podéis consultarme lo que necesitéis saber sobre la alergia primaveral en los comentarios

¡Cuida tu Salud, Naturalmente!

¿Quieres leer todas nuestras propuestas?
Suscríbete y no te pierdas ninguno de los planes que te proponemos

Solo utilizaremos tus datos para enviarte nuestras actualizaciones, ¡prometido!