Dublín es un destino alejado de los típicos viajes familiares y sin embargo a mí me parece perfecto para visitarlo en familia. Irlanda es un país muy completo y a la vez, puedes mejorar tu inglés. Se cuenta que en esa tierra hay 40 tipos de color verde, por ello recibe el sobrenombre de Isla Esmeralda. Te cuento y tú decides 😉

Destino Irlanda, vamos a Dublín

Empezamos por los vuelos: Desde Zaragoza hay vuelos a las islas británicas, pero a Dublín no hay. Pero buscando con tiempo desde Madrid o Barcelona salen verdaderas gangas. En realidad existen más ciudades desde donde se puede volar a Irlanda pero unos pocos días a la semana. Por el amplio abanico de opciones yo me inclino por estas dos. Para llegar al centro desde el aeropuerto, lo mejor es el Airlink Express, un bus con muchas frecuencias y viajes de ida y vuelta.

Tema alojamiento: Yo personalmente dispongo del apartamento de un amigo en Dublín 8. Pero sé que hay precios de hoteles para todos los bolsillos. Staycity aparthotels tiene situación inmejorable y muy buena pinta. Y siempre está la opción de Airbnb que a mí me encanta.

Dublín no es grande (como Madrid por ejemplo) pero no deja de ser una capital. Por la experiencia que tengo yo con mis hijas es mejor estar alojado a no más de 15 min andando de las visitas principales.

Dublín en 2 días

¿Desayunamos a lo irlandés? je je je A mis hijas no les importaría en absoluto. Y puede que nos haga falta para el día que tenemos previsto. Huevos, bacon y tostadas…

1.Vamos andando para ver por el camino la Guiness Store House, ya entraremos más adelante. Nuestro objetivo ahora es el museo Dublinia. Se trata de una exposición interactiva que invita a sus visitantes a realizar un viaje al pasado para conocer la historia de Dublín durante la época vikinga y la Edad Media. Yo desconocía el hecho de que los vikingos fueron los fundadores de la ciudad de Dublín. Siempre los había asociado con los países nórdicos (nunca dejamos de aprender.)

Dublinia museo vikingo Dublín

2. Lo siguiente en la lista es el Museo Nacional del Leprechaun (The National Leprechaun Museum). ¡Una auténtica pasada! Habíamos visto alguna película sobre los duendes irlandeses y en casa tenemos libros con leyendas pero nada se puede comparar con la experiencia en el museo. ¡El duende eres tú!

3. ¡No te olvides avisar al guía del nivel de inglés que tienes! Suelen tenerlo en cuenta y lo hacen mucho más entendible. (Es que si no hablando de folklore emplean un inglés muy irlandés.) Nuestro camino pasa por la zona de Temple bar, la zona de bares más famosa en Dublín.

4. Volvemos a cruzar el río Liffey y como ya es hora de almorzar hacemos una parada en la pastelería Queen of tarts. Aviso que todo es mucho más dulce de lo que estamos acostumbrados aquí. Pero bueno, con una taza de té todo pasa, ja, ja, ja.

5. La siguiente parada que no puede faltar es en Trinity College Universidad de Dublín. Es la universidad más antigua de Irlanda y una de las más famosas del mundo. Resulta agradable pasear por el campus contemplando los edificios que componen este oasis para estudiantes que ocupa nada menos que 190.000 metros cuadrados.

6. Y ya allí, por favor, nadie se puede perder la Antigua Biblioteca del Trinity College. Un “must see” en la capital irlandesa. La sala principal, conocida como “Long Room“, tiene 65 metros de largo y contiene más de 200.000 de los libros más antiguos de la biblioteca. ¡Yo me quedé con la boca abierta un buen rato!

book of kells dublín, trinity college, library

¿Suficiente para un día? Vamos con el segundo.

Una opción buena para un segundo día (o más si tienes suerte de estar allí) coger el Green bus, por 24 o 48 horas. Te facilitará la vista a un montón de lugares. 

Nuestra opción es seguir visitando dublín a pie. Si tienes suerte y te toca buen día (no es muy frecuente pero tampoco imposible) el segundo día te recomiendo el parque Phoenix, tercero más grande en Europa (el primer puesto es para la Casa de Campo de Madrid :-p). Lleva bocadillos en la mochila si quieres recorrerlo entero y entre otras cosas puedes visitar el zoo de Dublín allí (genial si vas con niños)

Por la tarde te proponemos dejar una hora para visitar la famosa cárcel de Kilmainham gaol. Desde el centro hay que andar buen rato así que se puede coger el autobús (yo conozco el nº13 por 2-3€/p) o un taxi por unos 10-12€. Desde el parque Phoenix, 5 min andando dependiendo del punto en el que estés (ya te he dicho que es muy grande).  La visita a la cárcel constituye una forma entretenida de aprender algunos capítulos de la historia irlandesa. La chica que hacía de guía (nuevamente) nos preguntó por el nivel de inglés de los visitantes y lo hizo muy ameno (a mí casi me hizo llorar de emoción).carcél Kilmainham goal Dublín_opt (1)

Salimos de allí tarde y después de oír la historia de la época más hambrienta de Irlanda casi podía escuchar el ruido de mis tripas. A escasos metros de la cárcel está el restaurante Union8. Es un sitio muy amigable, con excelente cocina y trato inmejorable. El maître es un chico valenciano que hace que tu estancia allí sea aún mejor. ¡Y es donde he comido el mejor salmón de mi vida! Los precios son muy parecidos a España.

Te dejamos aquí nuestro mapa, con la ruta azul para el primer día y los lugares, en rojo, que puedes visitar en tu segundo día en Dublín. ¡Disfrútalo!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here