Artículos escritos por

Guillermo García

Nos cuidamos

Elegir nuestra crema de protección solar

14 junio, 2017 • Por

Ayer fue el Día Europeo de la prevención del Cáncer de Piel y las chicas de SMCLCE me sugirieron (de forma muy acertada ;)) que hiciera un post sobre las cremas de protección solar, muy importante todo el año, pero más en estas fechas.

No pretendo enrollarme sobre los peligros de la exposición al sol sin protectores y la importancia de protegernos bien, creo que en este aspecto todos estamos bien concienciados de la necesidad de cuidar nuestra piel del sol.

¿De qué va entonces este post? Muy sencillo, me gustaría explicaros de forma rápida y visual los tipos de fotoprotectores solares que encontrareis en la farmacia y cómo saber cuál es el más adecuado para vosotros o vuestros peques.

¿Qué crema de protección solar necesito para mis hijos o para mí?

 

Solo os voy a pedir que recordéis 2 conceptos:

Tipo de filtro del protector

  • Químico: son filtros que absorben la radiación UV, suelen tener mejor textura pero pueden llegar a producir algún tipo de alergia en las pieles más sensibles (bebés, pieles atópicas, pieles muy blancas). Normalmente se pueden utilizar sin problemas desde los 2 años de edad. Si es para utilizar en niños, busca el distintivo “pediátrico o infantil”, no lleva perfumes y tiene menos riesgo de producir fotosensibilidad.
  • Mineral: son filtros que reflejan la radiación UV, tienen una acción inmediata desde su aplicación y no causan sensibilidad cutánea. Generalmente tienen peor textura, aunque actualmente ha habido muchas mejoras en este aspecto. Ideales para niños hasta los 2 años de edad y para pieles atópicas o intolerantes. Si eres un amante de la cosmética natural, este es tu filtro.

Factor de Protección Solar

  • Bajo: 0-10
  • Medio: 15-25
  • Alto: 30-50

Es muy importante entender que todos los FPS (factor de protección solar) nos van a proteger exactamente lo mismo, la diferencia viene del tiempo total que nos va a proteger. Para que quede bien claro, un FPS del 15, nos protege exactamente igual que uno del 30 y exactamente igual que uno del 50, la diferencia es el tiempo de duración de esa protección. El FPS multiplica el tiempo que podemos exponernos al sol de forma segura.

 

Esta tabla nos muestra los minutos que podemos permanecer al son SIN crema solar y SIN quemarnos. ¿Y para qué me sirve esto? Muy sencillo, si multiplicamos el FPS de una crema por nuestro recuadro en la tabla nos dará el tiempo total de exposición de forma segura.

Cuando vamos a la farmacia en busca de nuestra crema de protección solar, para irnos a la playa, de picnic o para el campamento de los niños, nos encontramos ante una variedad casi infinita de diferentes productos, pero con estas sencillas normas, la elección de la crema será mucho más sencilla.

¡Ay, Guillermo! Que me lío mucho con esto de las cremas

Consultorio del Boticario García, ¿dígameeeee?

– Verá Sr. boticario, yo tengo una piel morena clara, y me han dicho que en el verano tudelano, el Índice Ultravioleta (IUV) suele ser del 8. ¿Cuánto tiempo mi piel puede estar expuesta al sol sin cremas?

A ver señora,mmmm (calculando-calculando): un máximo de 22 minutos.

– ¡Muy bien, majo! ¿Y qué FPS de esos tengo que elegir?

Pues depende del tiempo que vaya usted a estar expuesta al sol:

• FPS 15……..15×22= 330 minutos (5,5 horas)

• FPS 25………25*22= 550 minutos (9,1 horas)

• FPS 30………30*22= 660 minutos (11 horas)

• FPS 50………50*22= 1100 minutos (18 horas)

Esto es la teoría en condiciones perfectas, pero la ropa, el agua, la arena, el sudor, hacen que la crema solar se desprenda antes, por lo que mi consejo es dividir las horas que nos ha dado entre 3.

En su caso, señora, un FPS de 25 será suficiente para protegerse del sol durante aproximadamente 3 horas seguidas.

Por supuesto, por norma general, en nuestros peques solemos utilizar los FPS más altos ya que pasan muchísimas horas al sol, pero en caso de adultos, seguramente comprobareis que no necesitáis usar FPS tan altos, únicamente hay que aplicarlos bien y en la cantidad necesaria.

Cuidad vuestra piel y la de vuestros hijos, es nuestra única barrera biológica frente al mundo exterior y solo tenemos una.
¡Feliz Verano y espero que disfrutéis del sol con salud!


Nos cuidamos

Disfruta de la Primavera, ¡sin alergia!

23 marzo, 2017 • Por

Por fin ha llegado mi estación favorita. La primavera es cambio, renovación, luz y alegría. ¿Para ti no? Como… ¿padeces de alergia primaveral? Es hora de ponerle remedio, ¡déjame ayudarte!

¿Qué es la Alergia Primaveral?

Llamamos alergia primaveral a todos los síntomas que aparecen en esta época del año relacionados con la explosión en el ambiente de los diferentes pólenes de las plantas. Estornudos, lagrimeo, moqueo, dolor de cabeza, picor… ¿te suena? Bien, estas son lo que llamamos manifestaciones clínicas de la alergia. Pero, ¿conoces sus causas?

La ciencia nos suele decir que la causa de estas alergias son, en su gran mayoría, los pólenes. Bueno, me gustaría deciros que esto no es exactamente así. Digamos que el polen es la consecuencia final de un estado alérgico. La persona alérgica tiene una depresión del sistema inmunitario, una bajada de defensas. Esta alteración del sistema inmune, produce una reacción exagerada frente a elementos tan inofensivos como el polen.

Un paciente alérgico es como un vaso de agua lleno a punto de rebosar y el polen es el desencadenante final de ese desbordamiento. La causa no es tanto el polen sino el por qué el vaso está a rebosar.

¿Por qué somos alérgicos?

En el mecanismo de la alergia intervienen multitud de factores, todos ellos íntimamente relacionados con la producción de histamina. Esta molécula, la producen ciertos tipos de glóbulos blancos, localizados principalmente en las mucosas (respiratoria y digestiva), como un mecanismo de defensa y protección.

En una persona sana, los niveles de histamina deberían mantenerse bajos y aumentar únicamente en situaciones que lo requieran, pero hoy en día, hay muchos agentes que sobre-estimulan nuestro sistema inmunitario, produciendo un aumento de estos niveles. Estos agentes son:

  • Contaminantes externos (polución, polvo,…)
  • Lácteos y sus derivados (por la presencia de proteínas antigénicas)
  • Trigo y sus derivados (por la presencia de proteínas antigénicas)
  • Contaminantes químicos (pesticidas de alimentos, conservantes, tóxicos cosméticos,…)

Resumiremos las causas de este desequilibrio inmunológico y por tanto de la alergia futura en dos:

  • Todos aquellos agentes que hagan aumentar los niveles de histamina o que produzcan sensibilización del sistema inmune.
  • Un déficit en los sistemas de eliminación de esta histamina (fundamentalmente hígado).

En base a esto, ya tenemos la clave para mejorar los síntomas. Por un lado, tenemos que observar nuestro cuerpo, y si somos propensos a una mayor sensibilización (dermatitis frecuentes, picores, rinorreas…) tendremos que cuidar nuestra alimentación y los productos que utilizamos en nuestro día a día (cosméticos, detergentes, perfumes,…). Además es muy conveniente realizar una buena limpieza hepática en primavera. Vamos a ello.

¿Cómo evitar la alergia primaveral?

  1. Alimentación

Desde el embarazo, estamos sometidos a multitud de alimentos que sobre-estimulan nuestro sistema inmune, sensibilizándolo y favoreciendo la aparición de alergias o trastornos respiratorios. La clave es llevar una alimentación rica en cereales de grano integrales (arroz integral, quinoa, trigo sarraceno, mijo,…), verduras de temporada, legumbres, fruta, semillas y pescado. Intentaremos reducir al máximo el consumo de lácteos y sus derivados (sobre todo quesos curados) y trigo y sus derivados (pan, pasta, harinas,…). En su lugar, es recomendable sustituirlos por otros cereales como el arroz, maíz o espelta.

¡Más alimentos naturales y menos procesados!

  1. Productos cosméticos

Cada día estamos más concienciados de la importancia de controlar las formulaciones de nuestros cosméticos y detergentes. Muchos conservantes, protectores, estabilizantes… tienen efectos secundarios sobre nuestra salud y la de nuestros hijos que debemos tener en cuenta. Es por eso que en nuestra farmacia ofrecemos un amplio abanico de productos ecológico y naturales de este tipo.

  1. Limpieza hepática

El hígado es el filtro de nuestro cuerpo. Si limpiamos el filtro del coche, de la lavadora, de la caldera, ¿por qué nos parece tan raro limpiar nuestro propio filtro interno? Una buena limpieza hepática (sobre todo en esta época del año) ayudará a eliminar los excesos de toxinas y químicos externos así como los excesos de histamina endógena, que empeoran las situaciones de alergia.

Estos puntos son los fundamentales para prevenir los síntomas de la alergia y son los que deberíamos prestar más atención para prevenir la aparición de síntomas. Pero, si estos ya han aparecido, ¿cómo puedo mejorarlos?

Tratando los síntomas de la alergia

En farmacia, cuando nos hablan de un paciente con síntomas de alergia, lo primero que pensamos es en ANTI-HISTAMÍNICOS. Medicamentos que bloquean los receptores de la histamina, mejorando los efectos que ésta produce: picor, mucosidad, lagrimeo, estornudos,…

Son un buen método para disminuir los indeseables síntomas y los podemos encontrar en multitud de presentaciones:

  • Antihistamínicos de vía oral: ebastina, loratadina, desloratadina,… (la mayoría con receta médica).
  • Antihistamínicos tópicos: cremas y colirios para bajar la inflamación, picor y exceso de secreción.

El efecto secundario más habitual es la somnolencia por lo que se suelen administrar por la noche.

Además de estos antihistamínicos, podemos utilizar otras armas para mejorar la sintomatología. Yo suelo recomendar:

  • Ventilar la casa por la noche
  • Evitar colgar las sábanas y ropa en el exterior en los días con mayor contaminación polínica. En polenes.com podéis obtener la información en tiempo real de los niveles de pólenes en el ambiente en cada provincia.
  • Limpiar las fosas nasales con agua de mar y descongestivos naturales para evitar la acumulación de polen.
  • Usar bálsamos protectores de las fosas nasales y cuencas oculares. Existen bálsamos que se aplican como un “cacao” alrededor de las fosas nasales y de las cuencas oculares, captando hasta el 80% de las partículas y evitando que estas desencadenen el mecanismo de la alergia.
  • Limpiar los ojos con manzanilla y agua de hamamelis o euphrasia.
  • Si tenéis que salir al campo de excursión, es recomendable el uso de una “braga” fina humedecida para evitar el contacto con los alérgenos.

Espero que haya despejado las dudas que pudierais tener y os recuerdo que la prevención es la mejor arma para evitar los casos de alergia. Podéis consultarme lo que necesitéis saber sobre la alergia primaveral en los comentarios

¡Cuida tu Salud, Naturalmente!


Nos cuidamos

Hazte un experto en dermatitis atópica

22 febrero, 2017 • Por

Nuestro boticario de cabecera, Guillermo García (Farmacia Guillermo García, en Tudela) nos habla hoy de un tema que nos preocupa a muchas mamás y papás:

Diría que casi el 20% de los niños que acuden con sus padres a la farmacia presentan dermatitis atópica. Y cada vez se dan más casos (yo lo achacaría a la alimentación y los productos que usamos, pero ese es otro tema del que ya os hablaré). Pero, ¿sabes qué es la dermatitis atópica? ¿Conoces sus síntomas? ¿Sabes si se puede prevenir o qué productos debemos usar y cuáles no?

Si no eres capaz de responder a estas preguntas, no te preocupes: cuando termines de leer este post ¡serás todo un experto! 

¿Qué es la dermatitis atópica*?

Es un trastorno crónico de la piel que se manifiesta en forma de eczemas o manchas rojas de diferente tamaño con picor. Aún no está clara su causa, y aunque tiene un importante componente genético, parece que principalmente se debe a una respuesta exagerada de nuestro sistema inmune, algo parecido a una alergia.

* Pregunta siempre a tu pediatra o farmacéutico para descartar otro tipo de dermatitis. Normalmente, las dermatitis atópicas aparecen en los primeros meses de vida y suelen ir asociadas a problemas respiratorios o alérgicos.

En muchos casos, no podemos evitar la aparición de la dermatitis atópica pero sí que podemos conseguir una disminución del número de brotes y un alivio de sus síntomas. ¿Y cómo? Bueno, para que sea más gráfico y fácil de recordar os dejo este listado.

 dermatitis

Tened en cuenta estos consejos y veréis cómo los brotes bajan en intensidad y frecuencia:

5 consejos para pieles atópicas

  1. Disminuye el consumo de lácteos y harinas de trigo y derivados (pan, galletas, bollerías, etc) ¿Por qué? No es que la leche o el pan sean malos alimentos, pero se ha demostrado que contienen ciertas proteínas que activan en exceso nuestro sistema inmune. Para que me entendáis, favorecen que se puedan desencadenar más fácilmente procesos inmunológicos y con ellos reacciones de tipo alérgico (secreción de moco, picor, enrojecimiento, eczemas,…).
  2. Aumenta el consumo de “grasas buenas”. Y no, no me refiero a un buen chuletón, sino a los llamados ácidos grasos poli-insaturados, presentes en pescados (sobre todo pescado azul), frutos secos y semillas sin tostar, cremas de semillas o frutos secos (tahín, crema de almendras, crema de cacahuetes,…) y aceites vírgenes de primera presión en frío (de oliva, de calabaza, de sésamo, de cáñamo,…). Estos aceites son muy importantes para mantener la estructura de nuestra piel, evitando la sequedad y el picor.
  3. Duchas cortas y con agua no muy caliente. El agua en nuestra zona tiene mucha cal y esto perjudica gravemente a nuestra piel. Rompe su barrera natural y produce deshidratación. En las pieles atópicas, esta barrera natural ya está debilitada de por si, por lo que duchas largas o con agua muy caliente no harán mas que empeorar las cosas.
  4. Utiliza cremas hidratantes y calmantes. En la farmacia encontrarás multitud de cremas específicas para este tipo de pieles. La principal diferencia con otras cremas es que contienen mayor cantidad de ácidos grasos, para restaurar la piel, y contienen sustancias que alivian y mejoran el picor y la irritación.
  5. Utiliza aceites vegetales (caléndula, almendras, espino amarillo,…). ¡No utilices aceites minerales! Este tema da para otro post, pero resumiendo, los aceite vegetales penetran mejor en nuestra piel, dejan que transpire y no son tóxicos. Los aceites minerales tipo Johnson&Johnson (sí, es un 95% parafina líquida) crean una capa que, aunque mantiene la humedad (no aporta) evita la transpiración de la piel y no es nutritivo ni calmante.
dermatitis

Espino amarillo, para aceites que calman la dermatitis

¿Qué tratamientos suele prescribir el médico?

El primer paso y más importante a la hora de tratar la dermatitis atópica es seguir los pasos higiénico dietéticos anteriores. Si los eczemas no mejoran el médico normalmente suele prescribir alguno de los siguientes medicamentos:

  • Corticoides vía tópica: son cremas con un potente efecto antiinflamatorio e inmunosupresor. Aplicadas según la pauta médica y breves periodos de tiempo, tienen un efecto rápido y con pocos riesgos. Nunca las apliquéis sin indicación médica.
  • Tacrolimus: inmunosupresor local en crema utilizado en el tratamiento local de dermatitis atópica. Es el siguiente paso en los casos más difíciles y necesita una indicación médica.
  • Corticoides vía oral: en los casos más extremos (suele ser en adultos y no en niños), se pueden tratar los brotes con corticoides por vía oral. Siempre bajo vigilancia médica, dan muy buenos resultados.

 Alternativas naturales, ¡las que más me gustan!

  • Cremas emolientes naturales y aceites vegetales: en la mayoría de los casos, si sustituís su crema habitual por este tipo de cremas, la aparición de brotes disminuye muchísimo.
  • Corticoides naturales”: existen cremas y medicamentos naturales reguladores de la inflamación con excelentes resultados. Son medicamentos homeopáticos y bioreguladores que podéis encontrar en la sección de medicina natural de la farmacia.
  • Aceite de espino amarillo: es un aceite increíble muy útil para tratar todos los estados de la piel que cursan con sequedad. Contiene antioxidantes, vitaminas y ácidos grasos omega 6 y 9 que restauran la capa lipídica de nuestra piel. Lo podéis encontrar en lociones corporales o complementos alimenticios.
  • Tratamiento específico homeopático: si habéis probado de todo y no conseguís disminuir los brotes, un tratamiento homeopático, aunque más largo de tomar, da muy buenos resultados. Para realizarlo correctamente es necesario hacer una entrevista y consulta con el afectado.

Espero que este post os haya sido de utilidad. Ya sabéis que ante cualquier duda podéis contactar a través de esta web o directamente en la farmacia.

Por cierto, os animo a que mostréis directamente qué temas son los que más os preocupan en el ámbito de la salud. Y de este modo, hacer post mucho más directos y efectivos.

Buena semana a todos y recordad, cuidad de vuestra salud ¡naturalmente!

Muchas gracias Guillermo por estos consejos. Si quieres leer más post de 


Nos cuidamos

Habla nuestro boticario… Mamá, me duele la cabeza

18 enero, 2017 • Por

Estamos de enhorabuena en el blog. Estrenamos colaboración, una colaboración muy especial: se llama Guillermo García Andrés y es un joven (guapo y encantador, claro que sí, pero eso ahora no viene al caso) farmacéutico. Se “pasará” de vez en cuando por nuestro blog para informarnos, aclararnos dudas de temas en torno a nuestra salud y la de toda la familia. ¿Os gusta la idea? Os dejo con él y con su primer tema : me duele la cabeza… ¿Simple catarro o gripe?

Gripe o resfriado, dolor cabeza

Parece que el frío nos va a acompañar durante este Enero en la Ribera y seguro que esta frase será más común de lo que te gustaría oír pero, ¿sabes distinguir entre un resfriado y una gripe? ¿Sabes cuándo y cómo tratarlo y cuándo derivar a tu peque al pediatra? Si te quedaba alguna duda,  ¡esta es tu oportunidad de resolverla!

Resfriado o Gripe: la tabla definitiva para diferenciarlos

Características GRIPE RESFRIADO
Comienzo De golpe Poco a poco
Fiebre 38º – 41º No suele pasar de 38º
Dolor muscular Fuerte Nunca
Dolor de cabeza Fuerte Ligero
Dolor al tragar Pocas veces Frecuentemente
Muchos mocos Pocas veces Frecuentemente
Tos Pocas veces Frecuentemente

Recuerda, la gripe es estacional (Noviembre-Marzo), tiene una aparición brusca, con fiebre alta o muy alta, cansancio y dolor muscular, mientras que los resfriados pueden aparecer todo el año, son de comienzo y evolución lenta, no aparece fiebre alta y suelen acompañarse de mocos, dolor de garganta y tos.

Mamá, me duele la cabeza

¿Es el momento de sacar el paracetamol? Espera, antes de lanzarte a por el botiquín de la cocina o el baño, hay que preguntarse si podemos tratarlos nosotros mismos o quizás es mejor acudir al médico

Sí, ya sé que entre el cole, el trabajo, la compra, la comida y el perro, coger cita en el médico no suele ser la primera opción, pero te voy a ayudar a diferenciar claramente en qué casos debes ACUDIR AL MÉDICO:

  • Los niños menores de 2 años, ancianos mayores de 80 años y en casos en los que el enfermo presente alguna enfermedad crónica (asma, inmunodeprimidos, afecciones cardíacas,…)
  • Si hay fiebre muy alta y sostenida, si hay fuerte dolor en el pecho, oídos o garganta o si presenta flemas muy viscosas y amarillentas.
  • Si relacionas el comienzo de los síntomas con la toma de algún otro medicamento o alimento.
  • Si es un resfriado normal pero lleva más de 10 días con él.

Recuerda que en estos casos, la mejor idea es pedir cita en tu centro de salud y solo en casos graves, especiales o fuera de horario, deberás acudir a urgencias.

“Bueno, mi pequeñajo no tiene ninguna de las características anteriores, pero mejor hoy no va al cole, que le duele la cabeza (esta frase suele curar a algunos peques en cuestión de minutos 😉 ). Y ahora…”

¿Qué puedo hacer para aliviar los síntomas y reducir la duración de la gripe o el resfriado?

Lo primero es tomar medidas higiénico-dietéticas:

  • Lavarse las manos con jabón y con mayor frecuencia
  • Ventilar correctamente la casa
  • Es muy recomendable humedecer el ambiente con humidificadores
  • Reposo en cama
  • Aumentar la ingesta de líquidos (agua y zumos sin azúcar) y realizar una dieta ligera
  • Evitar lácteos (sobre todo si existe mucosidad), azúcar o alimentos que lo contengan (dulces) y harinas de trigo refinadas y derivados (pan blanco, bollería industrial,…)

Recuerda que la gripe y el resfriado son patologías producidas por virus que suelen remitir (en la mayoría de los casos) entre 3 y 10 días por si solas, pero si los síntomas son muy molestos, aquí te dejo una serie de tratamientos que puedes usar sin problemas:

  • Parches para el pijama o cremas balsámicas sobre pecho y espalda para ayudar a respirar mejor (nunca dar en menores de 3 años)
  • Lavados nasales con agua de mar
  • Propóleo: tiene una actividad antivírica, antimicrobiana y antifúngica, además de ser un buen antioxidante y tener una ligera acción antiinflamatoria. Es muy recomendable tomarlo como preventivo y como ayuda a otros tratamientos.
  • Vitamina C: Un antioxidante muy potente que muchas veces menospreciamos. Favorece la recuperación del organismo y mejora nuestro sistema inmunitario. La podéis encontrar en frutas como la naranja y el kiwi pero la encontrareis en más cantidad en las verduras que suelen causar riñas en casa: espinacas, brócoli, pimiento, col,… ¿difícil? Aprovecha la ocasión para elaborar algún plato divertido con estos ingredientes, intentando que los peques participen y explicándoles las maravillosas propiedades de estos alimentos.
  • Si me preguntas que oligoelemento elegiría en estos casos, sin duda alguna te diría que el Zinc, por sus múltiples beneficios en gripes y resfriados: refuerza el sistema inmunológico, interviene en procesos de reparación, muy activados con el catarro o gripe, mantiene el estado de ánimo, mejora la claridad mental y el sueño, vamos, todo un súper oligoelemento.

¿Y si probamos la homeopatía?

Dejando a un lado el eterno debate, mi experiencia profesional me indica que resulta muy efectiva en estos casos, entonces, ¿por qué no probarla? Os lo pondré fácil con este pequeño botiquín homeopático para gripes y resfriados.

  • Aconitum napellus 9CH: muy indicado en caso de gripe, cuando aparece una fiebre repentina y muy elevada sin sudor en la que nuestro hijo se encuentra “raro” y nos pide agua constantemente.
  • Belladona 9CH: este remedio lo utilizaremos cuando sea una fiebre alta pero de progresión. Nuestro peque suda mucho y tiene la carita roja. También lo podemos utilizar en inflamaciones y rojez de garganta y anginas rojas.
  • Eupatorium perfoliatum 15CH, es el gran remedio para mejorar la típica sintomatología de la gripe: dolor muscular y de huesos y el típico “dolor de ojos”
  • Gelsemium 9CH: este lo utilizaremos en los típicos resfriados con fiebre alta que aparece poco a poco a distintas horas del día, con ligero dolor de cabeza y sensación de atontamiento (nuestro hijo nos pide mimos). Son los catarros que cursan con escalofríos seguidos de sudores.

* Por norma general, en casos agudos daremos de 3 a 5 gránulos cada hora aproximadamente, espaciando según mejoría.

¿Y qué medicación le puedo dar a mi hijo de forma segura?

Ojo, mi primera recomendación es que preguntéis a vuestro farmacéutico de confianza. Aprovechad esos “pequeños centros de salud” que son las farmacias y buscad al profesional del medicamento, estoy seguro que os atenderá de la mejor forma posible.

Así que en este caso, me limitaré a enseñaros una tabla con los medicamentos más utilizados como guía, pero siguiendo siempre el consejo y las pautas que os de vuestro médico o farmacéutico:

Acción Medicamentos
Antitusígenos Dextrometorfano, Cloperastina, Codeina
Antihistamínicos Difenhidramina, Clorfeniramina, Prometazina, Triprolidina
Analgésicos/Antipiréticos Paracetamol, Ibuprofeno
Descongestivos Pseudoefedrina, Fenilefrina
Expectorantes Carbocisteína, Ambroxol, Mepifilina, Guaifenesina

Y por último, nunca auto-mediques con restos de otros tratamientos y nunca, nunca, nunca, le des antibióticos en casos de gripe o resfriado, no solo no servirán para nada (ya que son procesos víricos y no bacterianos), sino que empeorarán su salud y la de los demás.

Y ya sabes, come bien, haz deporte y cuídate, ¡naturalmente!